En este momento estás viendo Mis historias como huésped: Sofitel La Reserva Cardales

Mis historias como huésped: Sofitel La Reserva Cardales

Laguna artificial, Hotel Sofitel La Reserva Cardales, Argentina
Laguna artificial, Hotel Sofitel La Reserva Cardales, Argentina

 

En mis historias como huésped recuerdo un agradable fin de semana en el Hotel Sofitel La Reserva Cardales, situado a 230 kilómetros de Rosario, casi llegando a Campana. Se acercaban las fiestas y decidí tomarme un par de días para esta escapada. No conocía todavía el hotel de la lujosa cadena francesa. El predio, dentro del exclusivo barrio privado Cardales, es enorme y hermoso. La reserva es un área muy especial, un verdadero entorno natural privilegiado.

Habitación en Hotel Sofitel La Reserva Cardales, Argentina
Hotel Sofitel La Reserva Cardales, Argentina
El hotel es muy elegante. Pero al mismo tiempo es acogedor. El hecho de estar rodeado de semejante espacio de naturaleza produce un efecto de bienestar instantáneo. Yo le daría un puntaje excelente por sus aires campestres. Si le agrego la cordialidad del personal que nos recibía, la estadía resultaba prometedora. Traté de instalarme rápido en la habitación asignada para comenzar un paseo de «reconocimiento». Era super amplia, cómoda. Amé dos cosas: el jacuzzi, que disfrutaría antes de la cena, y la terraza silenciosa, con vista a la reserva y al bosque de eucaliptos. Me acomodé allí afuera, en los sillones, y me detuve a respirar ese perfume fresco.
Árbol de Navidad, Sofitel La Reserva Cardales, Argentina
Infinity Pool, Sofitel Los Cardales, Argentina
Infinity Pool, Sofitel Los Cardales, Argentina
Pileta climatizada en el Sofitel Los Cardales, Argentina
Ya vestida con la ropa apropiada, respondí a la invitación del Hotel Sofitel La Reserva Cardales: a relajarme y alejarme de las preocupaciones. El hall del edificio central nos recordaba las fiestas inminentes con un árbol gigante, debajo del cual estaba instalado el sillón para la visita de Papá Noel. Me dispuse a elegir donde pasar el resto de la tarde después de caminar. Cansada, estuve un buen rato en uno de los sillones del parque dormitando al sol, mientras escuchaba música. Después, llegó la hora de tomar sol a orillas de la infinity pool que se comunica con la laguna artificial. El día era increíble. Para completar el circuito, terminé la tarde en la pileta climatizada. Sólo me quedaba elegir entre los restaurants adónde iría a cenar. Ya sabía que la mañana siguiente tomaría el desayuno buffet en el comedor con vista a la terraza y la laguna. Ese tipo de desayuno es lo que más voy a extrañar cuando se admita viajar de nuevo en la post-pandemia.
Sofitel La Reserva Cardales
Cena en Le Lac, Sofitel Los Cardales
Cena en Le Lac, Sofitel Los Cardales

Hice la reserva en el restaurant conocido como Le Lac ya que había leído es el que combina muy bien la cocina francesa con nuestra gastronomía. No tuve problemas para conseguir nuestra mesa con vista a la laguna iluminada. En el hall central, una pareja bailaba tango para los huéspedes. La cena estuvo fantástica. Con una copa de champagne brindé por este fin de semana en un oasis, alejado de problemas y del clima tan estresante previo a las fiestas de fin del año. Hasta se me ocurrió soñar con instalarme y construir una casa en el country de la reserva. Fue sólo una idea tipo flash, totalmente imposible de realizar, enviada a la papelera de reciclaje. Siempre me pasa que, al viajar, construyo un futuro virtual que, después, desestimo.

Sofitel La Reserva Cardales

Country Reserva Los Cardales

Conclusión: me encantó pasar ese weekend en Hotel Sofitel La Reserva Cardales. El clima y la compañía, 10 puntos también. Lo recomiendo para una imprescindible recarga de baterías. Hoy, en medio de esta cuarentena insólita e interminable, extraño este tipo de mini-placeres viajeros.

P.S. Artículo NO sponsorizado.

Aquí están las coordenadas en Google Maps.