Luces y sombras del viaje a Marruecos

Luces y sombras del viaje a Marruecos

Curtiembre, Fez, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Atlas, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Casablanca, Mezquita Hassan II, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Hace un tiempo volví de mi viaje a Marruecos. Viví la experiencia de un país tan hermoso como singular.

Como de costumbre, me gusta enfocarme primero en los buenos momentos del viaje y relatar el recorrido. Ya en futuros artículos voy a disfrutar compartiendo fotografías y describiendo los lugares alucinantes que conocí durante este, mi primer viaje a África, a un destino exótico.

Pero esta vez me interesa compartir también lo que me decepcionó: la organización del tour. Creo que esto será útil para ustedes, futuros viajeros a este país excepcional. No conviene que caigan en manos de operadores turísticos inexpertos, que brindan un servicio de mala calidad y que no conocen a fondo el destino. Y que, además, no se hacen cargo de las desventuras del pasajero.

Kasbah de Ait Ben Haddou, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Plaza Jemaa el-Fna, Marrakesh, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Zoco en Fez, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Qué ofrece Marruecos.

Marruecos es un país exuberante. Su cultura y tradiciones son muy distintas a lo que conocía. El paisaje es asombroso: extensas llanuras y valles, montañas abruptas en las cadenas del Rif y la cordillera del Atlas, una costa que baña el Océano Atlántico y otra el Mar Mediterráneo.

Marruecos es un país que te conmueve, que claramente no te deja indiferente. Los contrastes están por todas partes, en las medinas con calles como laberintos, en el desierto interminable de dunas ondulantes, en su gente, en sus pueblos.

Zoco, Fez, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Zoco, Fez, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Puerta Palacio Real, Fez, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Eres consciente que estás visitando África, pero, por momentos, la atmósfera que se respira bien puede ser la de Estambul o Jerusalém.

Plaza Jemaa el-Fna, Marrakesh, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Panorámica de Fez, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Fez, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Te sacuden las imágenes, las callejas, tanto como los aromas y los colores.

De pronto, una kasbah habitada por casas de paredes azules y blancas te engaña y crees que estás en Grecia. O una medina con aires medievales te transporta siglos atrás. Encuentras hoteles como La Mamounia en Marrakech que te transportan al mundo de Las Mil y Una Noches. El sabor de su gastronomía puede compararse con la cocina del mediterráneo. Y si hablamos de hacer compras, a muchos los zocos pueden parecer una suerte de paraíso. En mi caso, lo habrían sido de no ser por el omnipresente regateo, esa costumbre a la que nunca he llegado a acostumbrarme.

Desierto del Sahara, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Cada día en Marruecos fue alucinante y agotador a la vez. Alucinante por su belleza. Agotador debido a la torpeza de quien organizaba los largos recorridos, muchas veces, inconsistentes.

Curtiembre, Fez, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Un tour que no estaba a la altura del fabuloso destino.

Todo lo que deslumbra de este país fuera de lo común, se vio ensombrecido, por momentos, por haberme encontrado inmersa en un tour equivocado. De esos en los que lo que se promete no es lo que se ofrece. Desde el guía, un personaje tramposo que parecía salido de una comedia de enredos, pasando por el medio de transporte, un pequeño autobús al que se le «desconectaba» la climatización adrede, y siguiendo por la promesa de llegar «a las puertas del desierto» sin incluir la entrada al mismo.

Sí, en efecto, el tour planteaba desvíos hacia lugares a los que después no se tenía acceso. O se lo tenía, pagando una suma aparte. Ni hablar de las forzadas visitas a comercios en los que se suponía íbamos a conocer a los artesanos cuando eran meras excusas para atraparnos como compradores de alfombras o marroquinería a precios exorbitantes. O los largos almuerzos que se nos imponía en lugares carísimos, extravagantes y poco atractivos que, evidentemente, habían sido pactados previamente por el guía con gente que sólo él conocía. O cómo olvidar las múltiples excusas que usaba este nefasto personaje para eludir a gran velocidad la parada a miradores excepcionales, mientras se invertía el tiempo en visitas inconsistentes. Y las visitas relámpago a lugares que estaban descritos en el itinerario original.

Y prefiero no seguir agregando items a la larga lista.

Kasbah de los Udayas en Rabat, Marruecos, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Torre de Hassan, Mezquita inacabada, Rabat, Marruecos, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Torre de Hassan, Mezquita inacabada, Rabat, Marruecos, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

En resumen, a este road trip en Marruecos le sobraron tres días que podría bien haber invertido en conocer mejor Casablanca o Ouarzazate, o en visitar ciudades tan atractivas como Tánger o Essaouira.

Mi decisión, equivocada, de tomar un tour como éste, obedeció a la presunta confianza que me inspiraba el operador local y al desconocimiento del destino: un país extraño, lejano, misterioso. No me animé a confiar en mi manejo del idioma, el francés. Me dejé llevar por el encanto de ese sentimiento de despreocupación, que otras veces resultó tan acertado. El hecho de dejarme llevar por la propuesta del agente de viajes, como me pasó cuando viajé a Gran Bretaña, Islandia o Japón, países alucinantes que conocí de la mejor manera.

Marruecos resultó luminosa de punta a punta.
Los operadores desafortunados que elegí resultaron todo lo contrario: inexpertos, irresponsables.
Vale mi experiencia para alertar a otros viajeros desprevenidos.

Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Mezquita de Hassan II, Casablanca, Marruecos, Elisa N Diseño de Viajes

Dicho y escrito ésto, y como trato de ocuparme de lo que más me gusta, el diseño de viajes, me comprometo a volver sobre todo lo que conocí y disfruté en este país extraordinario. Recrear mi viaje, darle otra oportunidad a quien lo merece: otro hermoso viaje a Marruecos.

Pero voy a elegir mejor, con mucho más cuidado, a la agencia y al operador. Les aconsejo que hagan lo mismo.

Tu viaje a Marruecos merece la pena.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Guillermo seoane

    Hola Elisa hermosos y acertados conentaros
    Me encanto

    1. Elisa Nievas

      Gracias por tu comentario Guillermo. Vivimos juntos con Oscar esta experiencia que, como describo acá, tuvo sus momentos extraordinarios gracias a los paisajes, la gente, los lugares, el país. Y otros fueron bastante desafortunados, por la falta de profesionalismo del operador local, y también de la agencia argentina que no se hizo cargo de muchas de nuestras quejas e incomodidades innecesarias.

  2. hgf

    Having read this I thought it was rather enlightening.
    I appreciate you spending some time and effort to put this
    informative article together. I once again find myself personally spending a lot of time both reading
    and commenting. But so what, it was still worth
    it!

    1. Elisa Nievas

      Hi! Thanks for reading the article and leave your comment!

Comentarios cerrados.