Adiós 2020, un año sin viajes

Adiós 2020, un año sin viajes

2020, un año sin viajes

Adiós 2020, un año para el olvido. Un año formado de meses de incertidumbre, miedo y encierro. Un año sin abrazos ni encuentros. Un año sin viajes. Los pies en la tierra, detenidos. En mi vida, la ilusión de viajar siempre fue como un motor. Cumplí con mis años de estudio, luego con los del trabajo en mi profesión pero, mientras desarrollaba mi actividad, la mira estaba puesta en volar cerca o lejos. Pero volar. El 2020 trajo consigo lo inesperado: un virus se esparció por el mundo y dio origen, nada menos, que a una pandemia.

Adiós 2020, Lago Puelo, Patagonia Argentina

Adiós 2020, el año que cambió todo

La epidemia de Covid-19 fue un porrazo y el súmmum de lo insólito para un alma viajera como la mía. Formé una familia que siempre compartió conmigo el anhelo de viajar. Cuando era posible, aún con mis hijas pequeñas, intentábamos una nueva aventura. Como llegar a New York sólo unos meses antes del 9/11 y mirar la gran ciudad desde lo alto de las después malogradas Twin Towers. La maternidad no detuvo mi pasión por viajar. Al contrario, la potenció. El pequeño clan se trasladaba tanto a las playas de la Costa Atlántica, a las Termas de Cacheuta, en Mendoza o a los Siete Lagos de la Patagonia.

Año de incertidumbre y dilemas

Por eso hoy, cuando está a punto de terminar, tengo muchos deseos de gritar con fuerza «Adiós 2020!» Y no vuelvas nunca más, por favor. Ni vos ni algo remotamente parecido. Un año como este, fue un año sin viajes ni proyectos. La energía estuvo desperdiciada entre el encierro, los cuidados de la higiene de manos y objetos y la limpieza de mi casa a mi exclusivo cargo. Me habitué a salir a caminar un rato por la calle o por el parque cercano con una máscara. Y a estudiar minuciosamente los protocolos que regían para todo.

Me costó más habituarme al espantoso distanciamiento con mis hijas y amigos, a salidas que no excedían una distancia de 500 metros de mi casa. Se me planteó a menudo un dilema que tenía que ver, directamente, con mi actividad. Me pregunté muchas veces: cómo seguir escribiendo sobre viajes?. La atención estuvo puesta en la práctica de la meditación, los workshops, tantos cursos online, sesiones de Zoom para todo o ser espectadora de discursos profundamente desesperantes de parte de autoridades tan perdidas como la ciudadanía. A estos, un día, les dije: basta.

2020, un año sin viajes

Año 2020, el de los paisajes desoladores

Adiós 2020, un año sin posibilidades para la industria del turismo, esa industria sin chimeneas que mueve millones para las economías de nuestro país y las del mundo entero. Aviones en tierra, escuelas y universidades vacíos, hoteles cerrados, restaurants y bares con las sillas apoyadas sobre las mesas en un paisaje desolador. Con una enorme cuota de hipocresía se prolongaba la cuarentena más larga del mundo por períodos de a quince días. Anticipando cada nueva plática desde los distintos estamentos gubernamentales, se me instalaba una gran tristeza. Esa sensación de déjà-vu.

Adiós 2020

Proyectos cancelados

Este año 2020 que despido como a ningún otro, empujándolo para asegurarme de que no vuelva jamás, cambiaba de década. Por eso preparé con esmero mi «regalo de cumpleaños». El objetivo era el de viajar a Escandinavia, una de las regiones del planeta que todavía no visité. Los fiordos noruegos desde un crucero, la magia de las auroras boreales, recorridos en capitales como Estocolmo, Copenhague o Helsinki, las leyendas vikingas y los paisajes alucinantes de bosques de ensueño llenaban las notas que preparaba. El 2020 borró de un plumazo todas las expectativas puestas en ello.

Espumante 2020 LPQTP
Credit Photo: Dante Robino – Instagram
Adiós 2020, bienvenido 2021

Te despido 2020, año de preocupaciones, sin viajes ni reuniones con familia ni amigos. Un año con pérdidas irreparables. Un año que mereció tener un vino espumante bautizado como «2020 LPQTP», así, sin vueltas. Año 2020, tanto mal has hecho que bien te lo has merecido. Un año para el mayor de los olvidos. Bienvenido 2021! Espero que llegues cargado de esperanza, propuestas y soluciones para los dilemas de este mundo que el 2020 dejó patas para arriba. Y deseo con toda mi alma que seas un año de salud, paz y algunos, aunque sean cortos, pero algunos viajes.

 

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Juana

    Dear Eli, your view on 2020 is so accurate! I couldn’t agree more… let’s say goodbye to this 2020 nightmare and keep our arms open to whatever the universe has in stock for us🙏🥂💖

    1. Elisa Nievas

      Have a great 2021 my Dearest Sis!

Deja una respuesta