Sueño con volver a la Alhambra

Sueño con volver a la Alhambra

Alhambra, Granada

Alhambra, Granada

Alhambra, Granada

En estos días en los que la cuarentena adormece nuestros sentidos, yo me dispuse a soñar con volver a la Alhambra. La conocí durante el último viaje a España, cuando visité Sevilla y los Pueblos Blancos de Andalucía. La joya de Granada es un increíble palacio morisco y medieval. Un monumento que desborda de magia, de un cierto misterio y mucha elegancia. Pensar que, en algún momento de su larga historia de ocho siglos, la Alhambra era una ciudad que reflejaba el esplendor de la cultura nazarí. Su despliegue de mezquitas, magníficos palacios reales, jardines de ensueño, baños y fortines lo atestiguan. Mi paseo virtual puede durar las tres horas que se aconsejaban para su visita. O también un día entero. Lo que cada soñador prefiera.

Alcazaba, Torre de la Vela, Alhambra, Granada

Granada desde la Alhambra

Desde el lugar en el que me alojaba, era visible la famosa Alcazaba, una especie de fuerte bastante austero que se eleva en el extremo oeste de la Alhambra. A partir de este punto más elevado del cerro se construyeron las murallas y, después, todos los excepcionales edificios. El elemento más representativo de esta fortificación es la orgullosa Torre de la Vela, elevada sobre el lado abrupto. Es un excelente punto panorámico sobre Granada y el Albayzí­n y la Sierra Nevada. Durante mi estadía, me detuve a menudo a mirarla. Cuando hice la visita, el horario estipulado para la visita a los Palacios Nazaríes, me impidió apreciar ese paisaje desde esa perspectiva. Será la próxima vez.

Considero que la Alhambra es uno de esos lugares ideales para perderse, recordar y fantasear. Cierro los ojos y me encuentro subiendo por la Cuesta de Gomérez, pasando luego por la Plaza Nueva y la Puerta de las Granadas. Esta parte de la muralla es la entrada tradicional a este reino de Las Mil y Una Noches. Como siguiendo el recorrido de alguno de esos cuentos, avanzo y accedo a ese bosque que se parece mucho a un oasis donde me rodean antiguos ejemplares de arrayanes, castaños, plátanos y olmos. Nada mejor que un jardín como éste para alimentar un sueño.

Generalife, Alhambra, Granada

Patio de la Acequia, Alhambra, Granada

Jardines Altos, Alhambra, Granada

Jardines Altos, Alhambra, Granada

Jardines Altos, Alhambra, Granada

Jardines Altos, Alhambra, Granada

Jardines Altos, Alhambra, Granada

Una vez que dejo atrás la Puerta de la Justicia me sumerjo en la verdadera visita de esta exquisita ciudad-fortaleza. Allí se levanta el Generalife, un pequeño palacio que se usaba como lugar de descanso y huerta. Los patios y jardines en desniveles esconden lugares tan bellos como el famoso Patio de la Acequia que riega a las granjas linderas. Pero la colección de parques y jardines no se agota allí. Están el patio del Ciprés de la Sultana, la acequia mayor y los Jardines Altos y Bajos. Todos y cada uno reflejan la pasión del pueblo musulmán por el agua y la naturaleza. Allí empiezo a soñar también con mi pequeño jardín de otoño.

El Partal, Alhambra, Granada

El Partal, Alhambra, Granada

El Partal, Alhambra, Granada

Además de los palacios y los jardines, me fascinaron los baños públicos de la que era la Mezquita Mayor de la Alhambra. Durante la visita se hizo especial hincapié en el hecho de haber sido usados por la gente común de la antigua ciudad. En este lugar más modesto se lavaban antes de dedicarse a la oración. Por eso valía mucho la pena detenerse a apreciarlos. Pero concedo que son muy distintos a la zona de El Partal, con su palacio y jardines. La silueta del edificio cuando se refleja en el agua, y el pórtico del pabellón que se eleva por detrás, conocido como Torre de las Damas, es una de las postales más bonitas que nos llega desde la Alhambra.

Palacio del emperador Carlos V, Alhambra, Granada

Palacio del emperador Carlos V, Alhambra, Granada

Palacios Nazaríes, Alhambra, Granada

Palacios Nazaríes, Alhambra, Granada

Cuarto Dorado, Palacios Nazaríes, Alhambra

Cuarto Dorado, Palacios Nazaríes, Alhambra

Cuarto Dorado, Palacios Nazaríes, Alhambra

Alhambra, Granada

Luego sigo haciendo mi paseo virtual por el lugar más maravilloso de Granada. Y aparecen dos construcciones monumentales y tan diferentes que reflejan el carácter extraordinario de la Alhambra. Épocas y culturas distintas reunidas. Uno de ellos es el Palacio del emperador Carlos V, nieto de los Reyes Católicos. Esta obra fue fruto de su fascinación por la antigua ciudad, tan fuerte que pretendió instalar allí su corte. El patio central redondo, con aires romanos, es impactante. El otro son los míticos palacios de los reyes de la dinastía nazarí, la última que gobernó Granada. Son los Palacios Nazaríes. Las salas y los jardines son exquisitos. El lugar más espectacular es el Cuarto Dorado, donde quienes asistían al sultán redactaban sus escritos. En mi sueño elevo la mirada hasta el techo dorado, una obra maestra. También están los ventanucos por donde las mujeres del harén espiaban lo que sucedía en las reuniones.

Patio de los Arrayanes, Alhambra, Granada

Salón de los Embajadores, Alhambra, Granada

Salón de los Embajadores, Alhambra, Granada

Salón de los Embajadores, Alhambra, Granada

Salón de los Embajadores, Alhambra, Granada

Salón de los Embajadores, Alhambra, Granada

Como aparecen en mis recuerdos, los patios de los Palacios Nazaríes son espectaculares. Se justifica su fama. El Patio de los Arrayanes tiene el estilo más definido. Las paredes azulejadas, las simetrías y los reflejos del conjunto sobre el agua son bellísimos. Y en cuanto a las salas excepcionales, lo máximo es el salón del trono: el Salón de los Embajadores. Ahí, el sultán Yusuf I se reunía con los delegados extranjeros rodeado por una decoración única. Las paredes y la cúpula dicen todo sobre el esplendor de esta época. Dicen que en este salón de ensueño la reina Isabel la Católica se reunió con Cristóbal Colón para decidir luego financiar su expedición hacia América.

Patio de los Leones, Alhambra, Granada

Fuente de los Leones, Alhambra, Granada

Patio de los Leones, Alhambra, Granada

En esta combinación de visita virtual y sueño durante el encierro llego al Patio de los Leones y me pregunto si fue real. Me imagino de pie, en el centro. Giro sobre mi eje y observo el despliegue de aposentos del Palacio de los Leones. También aquí se combina a la perfección el arte de oriente con el de occidente. La Fuente de los Leones es otra verdadera obra maestra. Como todo lo que me rodea, cuando se corre el velo de la irrealidad.

Alhambra, Granada

Alhambra, Granada

Alhambra, Granada

Alhambra, Granada

La Alhambra es un sueño hecho realidad. Una excusa ideal para la evasión en estos tiempos difíciles. Un motivo para anhelar levantar vuelo ni bien las condiciones de la salud de nuestro castigado planeta nos lo permitan.

Alhambra, Granada

Alhambra, Granada

Alhambra, Granada

Alhambra, Granada

Deja un comentario

Cerrar menú