Berlín y la topografía del terror

Berlín y la topografía del terror

Topografía del Terror, Berlín, Alemania
Topografía del Terror, Berlín
Berlín está habitada por memoriales y monumentos impactantes. Uno de ellos es una suerte de museo al aire libre conocido como «Topografía del Terror». Se necesita estar dispuesto para recorrer esa geografía indescriptible. Como un ejercicio de culpa sempiterno, la capital de Alemania nos invita a encontrarnos con recuerdos de la guerra y de la shoah. No hay vía de escape, si no quieres saber, si no te interesa recordar, no te dirijas a Berlín. Podrás elegir una calle que te desvíe del Memorial del Holocausto, pero seguramente vas a tropezar con alguna stolpersteine. Quizás prefieras tomar una cerveza en alguno de los biergarten tradicionales del Prenzlauerberg  y, sin embargo, vas a toparte con los vestigios del muro que separaba en dos mundos la ciudad y el país. No hay salida: en algún momento, vas a notar que estás caminando sobre las huellas de un pasado que nos interpela a todos como humanidad.
Topografía del Terror, Berlín, Alemania
La exposición impresionante nos invita a seguir un recorrido entre el exterior y el interior de un predio en desniveles. El nombre con el que bautizaron la muestra, la topografía del terror, señala el objetivo que se persigue. Afuera se exhiben 15 «estaciones» identificadas por carteles. Entre fotografías, documentos y posters, se brinda una enorme cantidad de información sobre las distintas maneras en las que el nazismo sembraba el miedo. Cada parada describe los terribles años de la Segunda Guerra Mundial y también la época de la posguerra. Hay propaganda y testimonios de momentos demasiado reales. Me impresionaba ver las imágenes que reflejaban contrastes. Estaban, por un lado, quienes sufrían atrocidades y, por el otro, quienes disfrutaban de la vida como cualquier joven lo haría hoy en día.
Topografía del Terror, Berlín, Alemania
Topografía del Terror, Berlín, Alemania
El lugar elegido para emplazar ese museo coincide con el espacio en el cual estaban instalados los cuarteles generales de los principales organismos que lideraban las persecuciones. Allí funcionaba la Gestapo, la policía secreta, las SS y de la Oficina Central de Seguridad del Reich. El público se desplaza literalmente sobre las ruinas del sitio que funcionaba como el brazo armado del hostigamiento y de la comunicación. Fotografías que retrataban a jóvenes mujeres en compañía de soldados, las de niños saludando a la manera tradicional o las de familias o parejas consideradas «perfectas» según un modelo predeterminado, me resultaron las más chocantes.
Topografía del Terror, Berlín, Alemania
Topografía del Terror, Berlín, Alemania
El distrito donde funciona ahora la Topografía del Terror estaba abandonado. El conjunto de edificios dañados por las explosiones al final de la IIa Guerra habían sido demolidos casi en su totalidad. Sin embargo, a finales de los años ´70 la historia del barrio volvió a tener vigencia e importancia en la conciencia colectiva. Entonces, poco a poco, se comenzó abriendo un centro de documentación sobre la Wilhelmstrasse y la Prinz-Albrecht Strasse a fin de los años ´80. Allí, los documentos que relataban los crímenes y el régimen del terror se difundieron cada vez más. La exposición invita a reflexionar sobre un capítulo oscuro de la historia mundial de un modo simple y directo.
Topografía del Terror, Berlín, Alemania

 

 

Nada de lo que ves en este museo a cielo abierto pasa inadvertido. Cada imagen o leyenda te atraviesa. Terminas el recorrido con un sabor amargo, pero con mucho material para comentar y reflexionar. Es un itinerario trascendente, necesario. Por eso lo comparto en mi texto e imágenes. Tal vez, es un granito de arena, que nos invita a pensar en el sinsentido de la guerra y en los estragos que causa en el ser humano.

 

Dónde queda?

Deja una respuesta