En este momento estás viendo Navegando los canales de Venecia

Navegando los canales de Venecia

Canales de Venecia

La ola de calor extremo en Argentina me conduce a soñar con experiencias más agradables, como la de navegar los canales de Venecia. Con la ayuda de mi imaginación, trepo a uno de los simpáticos vaporetti y me lanzo. El antiguo Canalazzo será la avenida perfecta. Encaro el recorrido como el capitán de un barco. Me rodearé de la pompa de aquellos días en los que ricas familias italianas habitaban esta ciudad encantadora. No le temo a los sueños, porque eso son.

Canales de Venecia, Veneto, Italia

Poco tiempo a bordo y descubro que estoy atravesando el eje de La Serenissima. Estoy en el centro, en el corazón donde late Venecia. Y en ese momento se me dibuja una sonrisa. Trato de evitar las distracciones y me enfoco en la iglesia «Degli Scalzi» y el puente de piedras que la alcanza. Atrás queda la estación del ferrocarril que recibe a un mundo de turistas ansiosos. Venecia no puede deshacerse de ellos. Debería ser menos mágica y agradable para eso.

Canales de Venecia, Veneto, Italia

Así comienza el verdadero camino por el Gran Canal a bordo del transporte público más popular. Yo lo prefiero a las góndolas, ya que es más auténtico. Me permite mezclarme con los venecianos y conocer sus hábitos. Padezco de una rara obsesión, cuando pretendo que me confundan con los locales a donde quiera que voy. Lo intento, con poco éxito, debo reconocer. En algún momento dado cae la máscara y aparece esta argentina viajera.

Palacios sobre el Gran Canal. Venecia, Veneto, Italia

El rugido modesto del motor me saca de mi ensoñación. Anuncia que el viaje por la ciudad continúa. Imposible negar la admiración por los palacios y las residencias excepcionales ubicadas sobre ambas orillas. Pienso en las familias poderosas que habitaron la ciudad por siglos. Dueñas de riquezas y linaje. Tal vez de historias que cuestionan el origen legítimo de todo lo anterior. Me digo que voy a recurrir a toda la información que esté a mi alcance. De pronto, me asalta mucha curiosidad.

Gondolieri, Canales de Venecia, Veneto, Italia

Paso delante del Ca´Rezzonico, ricamente decorado, habitado por colecciones exquisitas luego de que su ilustre propietario se transformara en el papa Clemente XIII. En la otra margen, aparece el Palazzo Grassi, devenido museo de arte contemporáneo. De pronto, me distrae el paso de los «gondolieri», tan asociados al paisaje veneciano, casi un cliché. Personajes emblemáticos, conducen cantando, su marcha lenta y elegante por los canales de Venecia. No puedo dejar de tomarles una fotografía.

Palacios de Venecia vistos desde el Gan Canal

Avanzo y descubro otros grandiosos palacios, el de la mansión de oro, conocido como Ca´d’Oro y el Ca’ Pesaro, éste exponente del barroco veneciano, otro museo dedicado al arte contemporáneo. Confirmo que ya no existen familias distinguidas que vivan en los palacios. Sería imposible mantenerlos como corresponde. Más aún cuando la ciudad sufre una permanente erosión que no sabemos a ciencia cierta cuándo y cómo va a terminar.

Ponte dell´Accademia, Venecia, Veneto, Italia

Ponte del Rialto, Venecia, Veneto, Italia

Los puentes por debajo de los que paso son uno más imponente que el otro. Está el Ponte dell´Accademia, el puente de madera que lleva el nombre del museo situado en uno de sus extremos. Después está la estrella del recorrido, el puente cubierto conocido como Ponte del Rialto. Es una obra muy original por sus rampas de escaleras peatonales y el doble grupo de locales de joyerías impactantes. El panorama del canal desde este puente es fabuloso. Como yo soy quien dirige mi sueño veneciano, decido quedarme un buen rato en este punto para tomar mil fotos. Por qué no?

Palacio Ducal, Canales de Venecia, Veneto, Italia

Piazza San Marco, Canales de Venecia, Veneto, Italia

Ponte Dei Sospiri, Venecia, Veneto, Italia

A pesar de saber cómo sigue mi camino, me sorprendo cuando ubico en el horizonte al conjunto más representativo de Venecia. La Piazza San Marco y la Basílica me dejan sin palabras. Ambos son lugares magnéticos, la postal de la ciudad. Quien no puede conmoverse al llegar a estos monumentos entrañables?. A continuación se levanta el Palacio Ducal, la antigua prisión, maravilla del estilo gótico del siglo XV. A su lado, el puente de acceso, el Ponte dei Sospiri, un símbolo del dolor de los condenados.

Canales de Venecia, Veneto, Italia

Admito que no quiero despertarme. Mi deseo es el de atravesar todos los pequeños canales de Venecia, como si fuesen callejuelas de agua, que desembocan en el canal mayor. Permanecer en mi Venecia soñada me aleja del calor extremo y de las calamidades de este verano argentino. Pero sé que todo lo bueno tiene un final. Como este paseo inolvidable por una ciudad que no se parece en nada a otras que quieren imitarla. Porque hay pequeñas Venecia por todos lados. Pero ella es una sola.

Cómo llegar a Venecia: