Cascada de Gullfoss en invierno

Cascada de Gullfoss en invierno

Gullfoss, Iceland

Gullfoss, Iceland

Islandia es un país de hielo, fuego y agua. La cascada de Gullfoss es uno de los mejores ejemplos de esto último. Espectacular, es un must-see a la hora de organizar un recorrido. Y además, está ubicada a sólo unos pocos kilómetros de la capital, Reikjavik. La alimenta el río Hvítá que cae en dos niveles desde una altura que supera los treinta metros. Pero el espectáculo lo da la fuerza del agua que se precipita en un terreno muy amplio.

Gullfoss, Iceland

El día que fuimos hasta Gullfoss era ventoso, muy frío y nublado. La fuerza del viento dificultaba recorrer la pasarela para llegar a los puntos panorámicos. Soporté el clima estoicamente. Estaba bien abrigada. Sin embargo, los remolinos de agua que subían desde el río se encargaban de rociar nuestra ropa. Gullfoss rugía, por lo que la atmósfera no podía ser más impactante.

Cascada Gullfoss, Cascada Dorada, Islandia

Cascada Gullfoss, Cascada Dorada, Islandia

El panorama de la cascada en pleno invierno no devolvía los reflejos que le adjudicaran la denominación de Gullfoss, Cascada Dorada, en islandés. El cielo era plomizo, gris. El paisaje nevado parecía gélido y tal vez por eso, extraordinario. Llegué a creer que, en algún momento, la caída se detendría porque el agua se terminaría congelando. Por momentos, me trajo recuerdos de la Garganta del Diablo en Iguazú. Imaginé el mismo paisaje, un día de verano. Sin embargo, la sola presencia de ese doble salto impresionante merece considerarlo un monumento de la naturaleza.

Cascada Gullfoss, Círculo Dorado, Islandia

Cascada Gullfoss, Círculo Dorado, Islandia

Islandia ha sido testigo de movimientos tectónicos. Muchos de ellos formaron las principales atracciones del Círculo Dorado, la ruta turística más popular. La cascada de Gullfoss fue creada por una ruptura de placas de un enorme terreno rocoso. El “río blanco” hizo su trabajo ampliando la fisura creando un cañón con el paso de los siglos. El río Hvítá no es visible hasta que te acercas por el sendero, pero el sonido se vuelve, de a poco, ensordecedor.

Gullfoss, Islandia

Cascada Gullfoss, Círculo Dorado, Islandia

En este lugar preciso tomas conciencia que te encuentras en una suerte de país de contrastes… y de cascadas. Islandia está rodeada por una naturaleza hostil, pero parece haber luchado y vencido. Hay saltos que se visten con arco iris como Skogafoss. Y lugares poderosos y temibles como Gullfoss se transforman en bellos e inolvidables.

Cascada Gullfoss, Islandia

Les recomiendo visitar también a Skógafoss, la que se considera la cascada «perfecta» y a Seljalandsfoss, la primera que visité. Después, a la vuelta, decidimos juntos cuál es la más bonita.

Deja un comentario

Cerrar menú