En este momento estás viendo Iguazú y las cataratas más lindas del mundo

Iguazú y las cataratas más lindas del mundo

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Argentina

Cataratas del Iguazú, lado argentino

Cataratas del Iguazú, Argentina

Una vez comenzado el 2022, me dispongo a organizar una lista con los posibles destinos viajeros. Lo hago todos los años y trato de que, de ser posible, se cumplan mis expectativas. Hoy encabezan mi wish list las cataratas más lindas del mundo en Iguazú. Si bien he estado un par de veces, la naturaleza del lugar es cambiante. Las crecidas y sequías recurrentes tienen consecuencias en el territorio y en el aspecto de los saltos más emblemáticos. El escenario natural se convierte en algo inesperado y demora bastante en volver a ser lo que era. Si es que lo vuelve a ser algún día.

Arco iris en las Cataratas del Iguazú, Argentina

Cataratas del Iguazú, Argentina

Las Cataratas del Iguazú se ubican en un parque nacional creado en 1934. Semejante joya, uno de los lugares más hermosos de Argentina y favorito del turismo internacional, merece un entorno protegido. Las “aguas grandes” son uno de los paisajes más imponentes que haya conocido. La naturaleza en estado puro, salvaje me despierta asombro y vértigo por partes iguales. La he visto en lugares como el Gran Cañón del Colorado o los acantilados de Moher. Pero de igual modo me parece que nuestros saltos los superan el belleza.

Arco iris en las Cataratas del Iguazú, Argentina

Cataratas del Iguazú, Argentina

En Cataratas de Iguazú existen un lado argentino y un lado brasileño. Este último, límite con el país vecino, es casi como un balcón que mira hacia el verdadero espectáculo. Recuerdo haberme eternizado en los muchos miradores para sacar una y mil fotografías. Pero la margen argentina tiene la fuerza del agua en cada uno de los desniveles y la posibilidad de sumergirse en cada rincón. Me salpicó la bruma del agua que golpeaba con fuerza inusitada. Grité con alegría a bordo del catamarán que me acercaba a las caídas y a la Isla San Martín. El largo recorrido durante dos días fue de un disfrute permanente.

Garganta del Diablo, Cataratas del Iguazú

Garganta del Diablo, Cataratas del Iguazú

Uno de los rincones más excepcionales es el de la Garganta del Diablo. Se accede usando el simpático tren ecológico de la selva. Los aficionados al trekking pueden llegar caminando por alguno de los senderos abiertos en la espesura. La caminata es exigente dado el clima húmedo y caluroso. Pero es apto como un plus para los que aman este tipo de aventuras. Además, el parque organiza safaris en grandes vehículos especialmente preparados para ese tipo de travesía.

Garganta del Diablo, Cataratas del Iguazú

La garganta endiablada es la del salto más grandioso. La caída es altísima. Produce un efecto hipnótico con una pizca de miedo, debo admitir. Tal es el caudal de agua, la fuerza con la que cae y que produce un sonido ensordecedor. A menudo, la bruma y el sol crean un arco iris que arranca el aplauso del público. Me recuerdo de pie en la pasarela, el rocío fresco sobre el rostro, la sensación, indescriptible. Este es uno de los motivos por los que quiero volver a Iguazú este otoño. De ser posible en otoño, la mejor estación del año para la excursión.

Garganta del Diablo, Cataratas del Iguazú

Quiero otra noche de luna llena frente a esas columnas de agua. Este tipo de milagros son posibles en el Noroeste Argentino. Como en ninguna otra parte del mundo.

Cómo llegamos?