Cayo Levantado, una perla en el Caribe Dominicano

Cayo Levantado, una perla en el Caribe Dominicano

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Es así, la isla de Cayo Levantado se parece mucho a un pequeño paraíso. Hasta podría considerársela un destino exótico, fuera de lo común. Acaso no lo es una isla en el Caribe Dominicano, de no más de un kilómetro de extensión, habitada por palmeras y playas de arena blanca, rodeada del mar más azul que existe?.

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

A este islote extraordinario, ubicado al noreste de Santo Domingo, República Dominicana, en la bahía de Samaná, se lo conoce también como Isla Bacardí, como el famoso ron. Algunas de las palmeras que están esparcidas por la isla son las que se ven en la publicidad de la bebida. Imposible no hacerse aficionado a ella ni bien pisas la playa. A las palmeras, y al ron, entiéndase bien.

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

El paisaje es extraordinario. El sol dice presente todos los días, la vegetación es boscosa y exuberante, las playas que rodean la isla son una delicia desde la mañana hasta la noche, la arena es blanca y tibia. El agua es cristalina, tanto como para poder apreciar perfectamente tus pies mientras caminas junto a los corales y los peces tropicales. El panorama no puede ser más bello. Aquí no se entiende la palabra “stress”

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

El mar alrededor de Cayo Levantado ofrece muchas maravillas de la naturaleza. Los primeros meses del año pueden avistarse las ballenas jorobadas. Yo hice kayaking alejándome un poco de la orilla. El agua es tan mansa como se puede desear para los que nos somos tan aventureros. También hice navegación en mar abierto alrededor de la barra de corales. Me sumergí e hice snorkeling rodeada de miles de peces de colores. Fue una experiencia maravillosa. Los aficionados al buceo, como mis amigos, pudieron aventurarse más profundo y disfrutar del paisaje submarino excepcional.

Hotel Bahía Príncipe, Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Hotel Bahía Príncipe, Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Hotel Bahía Príncipe, Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Hotel Bahía Príncipe, Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Alojada en el único hotel de la isla, considerado como uno de los mejores del mundo, mi rutina diaria era perfecta para combinar actividad física saludable, ocio extremo y cocina internacional de la mejor. Amaba salir a caminar bien temprano, apenas salía el sol, para volver luego a desayunar tranquila. Más tarde, bastaba con elegir en cual sector de la playa me instalaría bajo una palmera a leer alguno de los libros que había cargado en el Kindle. Cuando decidía que podía dejar mi lectura, me disponía a caminar hacia el agua tibia. Y allí parecía que el tiempo se detenía. El paisaje que me rodeaba, la charla con mis compañeros de viaje, el delicado vaivén de las olas, el sol suave, todo parecía atraparme y distraerme de cualquier preocupación.

Atardecer en Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cae el sol en Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Así pasaba el día y, cuando llegaba el atardecer, el sol regalaba sus mejores luces. Ese momento es un verdadero espectáculo.

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, un lugar bellísimo, una isla alejada del mundo, de la realidad cotidiana, nos regaló un paréntesis ideal para llevar de recuerdo para la vuelta a casa. Pensar en esos días es como un elixir que se le puede agregar muy bien a la rutina. Es, como dicen los franceses, “une parenthèse enchantée”

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

Cayo Levantado, Samaná, República Dominicana

 

Deja una respuesta