En este momento estás viendo Central Park en Blanco y Negro

Central Park en Blanco y Negro

Central Park en blanco y negro

Uno de los paisajes más hermosos que fotografié fue el del Central Park en blanco y negro. El lugar más emblemático de la ciudad que nunca duerme puede ser retratado a cualquier hora del día y siempre es lindo. Es el marco de la vida cotidiana de los neoyorkinos, de eventos de todo tipo y ese espacio que hasta los extranjeros nos atrevemos a sentir un poco nuestro. Tal vez porque ya lo visitamos en lecturas interminables, films y series de clase A hasta Z. Es casi una meca: llegar al Parque Central es llegar a Nueva York.

Central Park en blanco y negro

Parque Central de Nueva York

Cuando la cámara juega o el editor de fotos hace su magia, algo tan colorido e impactante se viste de una pátina plateada que democratiza cada detalle. El Central Park en blanco y negro le da la misma importancia a la imagen de los habitantes que a las arboledas, a las colinas de piedras sólidas, a los lagos y a los puentes.

Cada rincón del parque es suave y amable a la vez. Es posible apropiarse de ellos antes de llegar a estar cerca.

Rincones del Central Park

Rincones del Central Park

En estas fotografías hay poesía y calidez. Se adivina la estación del año por cómo van vestidos los transeúntes. Pero, tal vez, en algunas podría ser fácil confundirse. ¿No es nevisca lo que cubre esos bancos? La pantalla de la notebook transmite una brisa fresca, casi helada. ¿O sólo me parece a mi?

Es nostalgia de uno de los paseos más lindos que tiene la Gran Manzana. Uno que nos incluye a todos.

Voy a caminar detrás de estas personas. Subir esa escalera para perderme entre la gente y los árboles frondosos para ser una más. Voy a mirar a ambos lados antes de cruzar alguna de las avenidas que atraviesan ciclistas y carrozas insólitas tiradas por caballos con sombrero de plumas. Voy a caminar respirando el aire puro.

Voy a disfrutar del Central Park en blanco y negro.

Central Park, Nueva York