En este momento estás viendo Acantilados de Moher, un paisaje indescriptible

Acantilados de Moher, un paisaje indescriptible

Acantilados de la Locura, El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel
Acantilados de la Locura, El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel, Torre O´Brien

 

Los Acantilados de Moher estaban ubicados en el primer lugar en mi lista «a hacer» en Irlanda, país que visité por primera vez hace poco tiempo. Sabía que el país era una isla de paisajes fascinantes y leyendas. Es el país de los pubs donde corre la cerveza negra, y la tierra de esos seres extraños como duendes verdes, los «leprechauns«. Debo admitir que conocí muchos de aquéllos, bebí unas cuantas pintas, y no vi ninguno de los últimos.

No obstante ello, la magia del país me pareció bien real. Pero fue gracias a los paisajes que se me presentaron en el camino. La mayoría quitan el aliento. Pero sobre todo, estuvo este paisaje, el de los acantilados en particular.
Acantilados de la Locura, El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel

El paisaje que se alcanza con una excursión a los acantilados de Moher y Galway, los célebres «acantilados de la locura», los «cliffs» que se levantan, imponentes, a proximidad de esa ciudad, de Galway. Es un paisaje increíble y vertiginoso si los hay.

Acantilados de la Locura, El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel
El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel, Abadía de Corcomroe

Cómo llegar.

Estaba alojada en Dublin y tenía que desplazarme a la otra costa. Llegué muy temprano a la estación Hueston para tomar el tren que atraviesa el interior de Irlanda. Son aproximadamente 2.30 hs. de viaje hasta el litoral. Al llegar a destino, cambiamos de transporte. Un bus nos llevaría a recorrer la región. Los acantilados imponentes no son la única atracción en esta tierra inhóspita. Está también el Burren, un territorio único, una verdadera perla geológica. Está habitada por colinas de piedra caliza, restos arqueológicos, tumbas megalíticas y por la antigua abadía de Corcomroe.

El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel
El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel

The Burren, tierra de rocas pero fértil.

El Burren es una tierra extraña, atravesada por fisuras que parecen cicatrices. Muy extendido, a veces en pendiente que llega hasta el mar, otras veces en una planicie. Es como un desierto rocoso y desmesurado que se extiende hasta no encontrar el fin. Se llega a él cuando la tierra seca se pierde en la costa y es bañada por el mar salvaje. El día frío y lluvioso de nuestra visita, transformaba el paisaje árido en algo casi ominoso.

Acantilados de la Locura, El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel
Acantilados de la Locura, El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel

 

Como un desierto irlandés.

Nos detuvimos un buen rato a apreciar el entorno y tomar algunas fotografías. El frío, el silencio y el viento helado complicaban la cosa. De todos modos el paseo por ese desierto irlandés tan pintoresco valió bien la pena. El guía nos contaba lo que había dicho uno de los generales del ejército de Oliver Cromwell, Edmund Ludlow, que describió con maestría este territorio. Decía que El Burren es una región donde no hay suficiente agua para ahogar a un hombre, tampoco suficiente madera para colgarlo, ni tanta tierra para enterrarlo. Y sin embargo el ganado se criaba porque la hierba que crecen en esos surcos es tierna y alimenticia.

 

Acantilados de la Locura, El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel

 

Los acantilados de la locura.

Después seguimos rumbo a la gran atracción del día, los cliffs de Moher, los que se conocen como acantilados que enajenan. Nada detenía al grupo, tal era el entusiasmo y la curiosidad. A medida que nos acercábamos, el viento era cada vez más fuerte. El clima era de una hostilidad considerable. El bus estacionó en el parking. Con el viento en contra, el camino de 200 metros hacia el precipicio parecía ser eterno. Al menos teníamos a nuestro favor que había salido el sol. Íbamos a conocer los míticos despeñaderos iluminados por una bruma brillante.
El instante de nuestro encuentro con ese paisaje asombroso fue mágico. Yo había visto las fotos en numerosas revistas de viajes. Pero el solo hecho de encontrarse delante de esa maravilla de la naturaleza se vuelve una experiencia inolvidable. Mis fotos hablan de eso ampliamente.

 

Acantilados de la Locura, El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel

 

Los acantilados de Moher tienen algo salvaje y poderoso. Miden más de 200 metros de altura y se reproducen en macizos vertiginosos hasta donde alcanza la vista. El viento los golpea implacable, feroz. Son absolutamente impresionantes. El océano allá abajo parece enfurecido. Las olas rompen en un tumulto enloquecido sobre los muros desmesurados.
Qué espectáculo. La naturaleza domina el territorio. Los visitantes somos verdaderos outsiders.  La energía del viento agita el agua y despeina la hierba. Es algo hipnótico. Hay que apurarse porque las nubes y la lluvia suelen arruinar el prodigio de esta escena.

 

Acantilados de la Locura, Great Raven, El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel

 

Tuve la suerte de aprovechar el paseo, tanto de un lado como del otro del recorrido que se plantea teniendo como base el centro de información del parque. Pude apreciar perfectamente el panorama de la gran roca, la «Great Raven», y más allá la Torre O´Brien. El viento soplaba tan fuerte que me levantó unos centímetros como si fuera un pájaro o una pluma. Pluma, les aseguro que no soy. Bueno, pájaro tampoco. Es una experiencia extraordinaria.

 

Acantilados de la Locura, El Burren, Cliffs of Moher, Acantilados de Moher, Acantilados de la Locura, Irlanda, Elisa N, Blog de Viajes, Lifestyle, Travel

 

Existe un límite en el sendero cercado en el que se advierte a los aventureros el peligro de superar el lugar y el vallado. El itinerario junto a los Acantilados de Moher entusiasma mucho pero es muy peligroso. Es preciso seguir las indicaciones de los carteles para no correr riesgos.
La visita y el recorrido propiamente dicho llevó tres cuartos de hora. Pasó que comenzó a llover, y la lluvia en ese lugar es cosa seria. Lo lamenté porque seguían llegando visitantes y no iban a poder disfrutar de la misma escena imborrable.
Alcanzar los Cliffs of Moher en Irlanda es una hazaña para lograr aunque sea una vez en la vida.P.S. Les aconsejo visitar en mi blog la maravillosa Calzada del Gigante.