Colmar, en el corazón de la Alsacia

Colmar, en el corazón de la Alsacia

Colmar, Alsacia, Francia

Colmar, Alsacia, Francia

Visitar la Alsacia es siempre una buena idea. Hacía base en la encantadora Saint-Hippolyte y uno de los primeros lugares que conocí fue Colmar. La región está situada al este de Francia, limitando con Suiza y Alemania, bordeando la Selva Negra. Idealmente, no es extensa por lo cual es muy fácil recorrerla. Puedes ir y venir entre los pueblitos bucólicos, organizar con tiempo las visitas y repetir algunas. El entorno no puede ser más bello.

Alsace, France

Colmar, Alsacia, Francia

Llegué entusiasmada a Colmar. Había leído tanto sobre este lugar en las webs de la comunidad de blogueras francesas. El plan era detenerme y pasar allí el día. Estacioné el automóvil en uno de los parkings casi afuera del famoso casco histórico. Y me dispuse a caminar hacia los lugares más emblemáticos que tenía apuntados. Y me dejaría sorprender por lo que encontrara en el camino. Aquí y allá estaban las casas encantadoras con sus paredes entramadas. El ambiente era agradable a pesar de tratarse de una ciudad muy concurrida.

Reproducción de la Estatua de la Libertad, Colmar, Alsacia, Francia

Museo Bartholdi, Colmar, Alsacia, Francia

Museo Bartholdi, Colmar, Alsacia, Francia

Colmar no sólo es célebre por sus deliciosos mercados navideños, sino también por ser la cuna de Frédéric Auguste Bartholdi, escultor conocido por ser el creador de la famosa Estatua de la Libertad, icono neoyorkino. Es por eso que cuando llegas te encuentras con una reproducción de Lady Liberty en uno de los carrefours. Es bastante insólito que esté allí, recibiendo a los visitantes. Si disponen de tiempo, pueden visitar el museo.

Canales de la Petite Venise, Pequeña Venecia, Colmar, Alsacia, Francia

Canales de la Petite Venise, Pequeña Venecia, Colmar, Alsacia, Francia

Me fascinó la Petite Venise. El antiguo distrito merece su fama con el paisaje incomparable del río reflejando las fachadas pintorescas de las casas. En esta Pequeña Venecia todo es una belleza. Los canales atravesados por gondolieri franceses, las numerosas casitas coloridas y diferentes entre sí, las calles con el suelo empedrado y las flores en el vano de las ventanas y en las entradas. Con justa razón Colmar es considerado uno de los pueblos más bonitos de la Alsace y de Francia.

Mercado cubierto, Colmar, Alsacia, Francia

Mercado cubierto, Colmar, Alsacia, Francia

Mercado cubierto, Colmar, Alsacia, Francia

Mercado cubierto, Colmar, Alsacia, Francia

Dentro de la Petite Venice de Colmar vale disponer de tiempo para dar un paseo por el bonito mercado cubierto. Los stands de productos alimenticios de la región y artesanías de mil colores son de lo mejor que he visto en Alsacia. En uno de los laterales, sobre el canal, se instala un coqueto café-restaurant. Tiene el plus del espectáculo de las barcazas que se pasean.

Saint-Mattieu, Colmar, Alsacia, Francia

Colegiata de Saint-Martin, Colmar, Alsacia, Francia

Virgen de las Rosas, Iglesia de los Dominicos, Colmar, Alsacia, Francia

Entre los edificios monumentales de Colmar están las iglesias. La más importante es la catedral gótica, la colegiata de Saint-Martin. Imponente, está ubicada en el centro de la ciudad. Después está la iglesia de los Dominicos que aloja a vitrales maravillosos del siglo XIV y a la extraordinaria Virgen de las Rosas, una obra bellísima atribuida a Martin Schongauer. Por último está la iglesia franciscana de Saint-Matthieu, famosa por la calidad acústica de su interior. Tanto es así que es sede cada año de un festival internacional de música.

Casa de las Cabezas, Colmar, Alsacia, Francia

Casa de las Cabezas, Colmar, Alsacia, Francia

Casa Koifhus, Antigua Aduana, Colmar, Alsace

Plaza frente a la Casa Koifhus, Antigua Aduana, Colmar, Alsace

Casa Pfister, Colmar, Alsace, France

Casa Pfister, Colmar, Alsace, France

Imágenes en la fachada de la Casa Pfister, Colmar, Alsace, France

La visita de Colmar incluye la de algunos edificios emblemáticos. Entre ellos está la pintoresca Casa de las Cabezas, de arquitectura renacentista y muy fácil de ubicar. Siempre está rodeada de turistas. Es popular por estar decorada por nada menos que 106 cabezas, todas diferentes. Por estos días aloja un elegante restaurant. Luego está la Casa Koifhus, la Antigua Aduana, el edificio público más antiguo de la ciudad frente al cual se instalan animadas terrazas de cafés. Data de 1480 y en las fiestas alberga el popular mercado navideño. Realmente, me encantaría conocerlo, tanto como el de Estrasburgo, la que se conoce como «capital de la Navidad». Por último, está la bella Casa Pfister, también de arquitectura renacentista. Su fachada está colmada de pinturas que representan escenas de las escrituras. Los guías turísticos detienen su camino para señalar los detalles.

Colmar, Alsace, France

Colmar, capital de los vinos alsacianos, es un disfrute de principio a fin. Es una ciudad que parece detenida en el tiempo y que nos remite, casi sin proponérselo a la escena de los libros de cuentos de nuestra infancia. Tiene la combinación perfecta de Medioevo y Renacimiento en sus callejuelas y edificios tan atractivos.

Colmar es uno de esos lugares que considero inolvidables.

Deja un comentario

Cerrar menú