Chicago sobre el Lago Michigan

Chicago sobre el Lago Michigan

Chicago sobre el Lago Michigan

Chicago sobre el Lago Michigan

North Beach sobre el Lago Michigan, Chicago

Quienes me conocen saben que amo los paisajes excepcionales de Nueva York. Pero debo reconocer que Chicago vista desde la costa del Lago Michigan es extraordinaria. Es otra de esas ciudades que te enamoran sin remedio. Es realmente impactante, ubicada justo entre la desmesura y el paisaje. Así, casi sin término medio. Se la considera una suerte de cuna de la arquitectura moderna, habitada por rascacielos increíbles y, sin embargo, permanece elegante, agradable y acogedora. Hace falta algún ejemplo?

North Beach sobre el Lago Michigan, Chicago
Navy Pier desde North Beach sobre el Lago Michigan, Chicago
North Beach sobre el Lago Michigan, Chicago
Bien, los invito a que caminemos juntos, en un paseo virtual a lo largo de la North Beach. Juntos, sin apuro ni preocupación, como si no existieran cuarentena ni pandemia. Voilà! Aquí estamos. En mi opinión, esta playa bastante frecuentada es el punto panorámico más extraordinario de Chicago.
La línea del horizonte sobre la inmensidad del Lago Michigan se extiende hasta fundirse con la skyline de Chicago. La perla de este paisaje es la silueta inconfundible del John Hancock Center, enorme, imponente. Luego están muchos otros edificios monumentales que convergen hacia la que se conoce como «Magnificent Mile» El del hotel The Drake es sin dudas uno de mis favoritos. Y el conjunto que forman es verdaderamente magnífico.
Panorama de Chicago desde North Beach sobre el Lago Michigan
Panorama de Chicago desde North Beach sobre el Lago Michigan
North Beach sobre el Lago Michigan
Mientras hacemos este paseo vienen a mi mente los recuerdos de aquél otro a orillas de ese lago que es tan extenso que parece un océano. Era fin de semana y había llegado hasta el distrito de Prairie Avenue. Es un barrio super tranquilo, encantador, que revelaba el estilo de vida de los habitantes de Chicago un domingo cualquiera por la mañana. Caminé mucho y, de pronto, me encontré sobre la playa norte del Lago Michigan. Estaba casi desierta a esa hora. El panorama de la ciudad en un segundo plano era algo único. La playa sin bañistas en un mes de julio, pleno verano, era algo extraño. Supuse que el agua debe ser fría a pesar del calor reinante. No me animé a comprobarlo. Sin embargo, había muchos visitantes que caminaban como nosotros, hacían running o pasaban acelerando sus bicicletas.
North Beach sobre el Lago Michigan
De pronto, imaginé el paisaje al amanecer o, en el otro extremo, a la caída del sol. Los viajes no dan muchas oportunidades de volver a un mismo lugar en distintas horas del día, pero creo que el sol sobre la costa del Lago Michigan debe ser algo que merece verse. Agendado para la próxima vez, por supuesto. Habrá muchas otras. Porque Chicago es una ciudad sorprendente, que no se agota en una sola visita.
North Beach sobre el Lago Michigan

 

Deja un comentario

Cerrar menú