En este momento estás viendo 10 destinos ideales para viajar solo

10 destinos ideales para viajar solo

Viajar sola, Milano

Viajar solo es una de las vivencias más gratificantes que existen. El estilo «solo travel» es tendencia también. Salir de tu zona de confort, dejar atrás tu hogar para sumergirte en otra geografía o conocer una cultura diferente, son enormes desafíos. Si decides viajar en solitario, la aventura de viajar se magnifica. Además, los tiempos de incertidumbre que vivimos este año, potencian este hábito que, bien organizado, resulta más saludable.

Tokyo, un destino ideal para viajar solo o sola

Los pro y los contra de viajar solo surgen, en muchas ocasiones, de las características de cada viajero, de su percepción de lo que representa esa empresa y, por qué no, de sus expectativas. Por un lado, quien decide viajar sin un socio experimenta una sensación de libertad muy particular. Tiene la posibilidad inusual de ser quien tiene las riendas y disfruta de tomar la mayor parte de las decisiones.

Por el otro, el solo travel conlleva el hecho de enfrentarse sin ayuda a los inconvenientes que pudieran surgir durante la travesía. O el de no poder compartir la aventura, sobre todo si se trata de una estadía prolongada. Pero no descartemos la oportunidad cierta de conocer gente interesante y de ganar nuevos amigos. Las opciones son muy amplias. Estamos en una época en la que las escapadas están a la orden del día. En consecuencia, la idea es muy tentadora. Preparamos una mochila, y ya.

Patagonia Argentina, un destino ideal en solo travel

San Martín de los Andes, Patagonia Argentina

Viajar solo en Argentina, top of the list

Si bien vivo en Rosario, hace tiempo me enamoré de San Martín de los Andes, en la lejana Patagonia. Es el único lugar al que mudaría mi residencia, si dejara alguna vez mi ciudad natal. Ahora, la coyuntura nos empuja a buscar vivir alejados de las grandes ciudades. Rosario es una de ellas.

Viajar solo por el sur de Argentina no puede tener una base mejor que aquella ciudad patagónica tan atractiva. Desde allí parte la famosa “Ruta de los 7 lagos” que recorre un entorno natural de excepción, un paraíso para backpackers. La ciudad, bella y tranquila, cautiva a argentinos y a extranjeros, no sólo por su paisaje y actividades al aire libre, sino por su gastronomía.

Berlín

Amsterdam, casa de Ana Frank

Brick Lane, London

Un alma solitaria, pero en Europa

Entre los primeros destinos que he visitado y considero ideales para un viajero solitario están Berlín, Amsterdam y Londres. Aún cuando pudieran existir algunas mínimas dificultades con el dominio del idioma, las mencionadas capitales comparten algunas particularidades que considero esenciales.

  • Cualquier persona se considera bien recibida en Berlín. No encontré allí ningún tipo de frialdad de trato de parte de los locales. Los distritos son sumamente agradables, algunos de ellos con población universitaria. Las calles son prolijas y seguras. Es una capital muy amigable y divertida.
  • Un viajero joven, por ejemplo, encuentra todo lo que necesita para disfrutar de su viaje en Amsterdam. Es una ciudad abarcable y la vida, tanto diurna como nocturna, fluyen en el centro histórico. Un viajero adulto encuentra una oferta cultural excepcional.
  • Londres es mi ciudad preferida atento las ocasiones en las que estuve allí sin compañía. Es segura y tiene una red de transportes extraordinaria. La hospitalidad inglesa es como un sello que la distingue. Recorrer sus mercados callejeros, perderme en los principales museos con entrada libre y gratuita y terminar la tarde en un pub constituyen mis pasatiempos favoritos.

Lisboa, Portugal

Lisboa, Portugal

Sintra, Portugal

Solo travel en Europa, rodeada de historia y elegancia

  • En la tierra de mis ancestros viajé sola a Florencia, en el corazón de la Toscana. Accesible perfectamente a pie, es una ciudad en la que se respira el arte. Se trata de una suerte de museo al aire libre. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Bella exponente del Medioevo, facilita la experiencia del que decide viajar solo. Como en toda Italia, las numerosas iglesias son verdaderas obras de arte. Habitada por monumentos únicos, atravesada por la historia, Florencia recibe con elegancia al visitante solitario en cada uno de sus rincones.
  • De todas las hermosas ciudades de Francia, es en Avignon en donde me he sentido más cómoda en soledad. El alojamiento ideal es intra-muros. De allí en adelante, sólo queda recurrir a un calzado cómodo y dejarse llevar sin rumbo por sus calles medievales. En la terraza de cada pequeño café o restaurant se respira cortesía y se disfrutan los detalles de la excelente gastronomía francesa. Desde el Palais de Papes, pasando por el célebre puente Saint-Benézet y la Place Crillon hasta la encantadora Rue des Teinturiers, una atmósfera tranquila acompaña al viajero.
  • Un tramo de un viaje por España y Portugal me encontró sola en Lisboa. Fueron dos días inolvidables en una capital amable y sorprendente. Un día elegí recorrer el casco histórico caminando, el segundo disfruté del antiguo tranvía amarillo para llegar desde la Baixa al Barrio Alto y llenar mis ojos del panorama de tejados rojos. La música del fado, llena de nostalgia, y la excelente gastronomía eran un lujo para los sentidos. Pasé largo tiempo disfrutando del ambiente alegre entre la Plaza del Comercio hasta la ribera del Tajo. Doy fe que quien se anima a viajar solo a esta capital, se hará de amigos.
  • Estambul recibe con los brazos abiertos a aquél que decide viajar solo. Tradiciones y avance permanente son lo que distingue a esta ciudad alucinante. Es necesario habituarse al regateo en los mercados. Y dejarse llevar por el bullicio de la mítica plaza Taksim que continúa sobre la calle Istiklal. Es la mejor manera de aclimatarse sin problemas al ritmo urbano. Me apunté a todas las visitas guiadas a los lugares más emblemáticos. Y terminé cada noche bebiendo una cerveza en alguna terraza con vista al Bósforo.

Tokyo, destino ideal para viajar solo

Tokyo, mi favorita para viajar solo en Oriente

En el “País del Sol Naciente” elijo, sin dudarlo, a Tokyo. Es una ciudad moderna, impactante y extensa en la que, sin embargo, todo parece estar al alcance de tu mano. Los japoneses son la gente más amable y dispuesta a ayudar al visitante que conozca. A pesar de enfrentarme a otra cultura, no tuve jamás percepción alguna de una barrera en el lenguaje. Sola o acompañada, la vibrante capital de Japón es una gran opción.

Muro de los Lamentos, Jerusalem

Viaje interior y en soledad por Jerusalem

En un primer momento no había pensado en visitar Jerusalem viajando en solitario. Simplemente fue hasta que lo hice. La Ciudad Dorada, centro de la civilización, despierta un atractivo irresistible. Me conmovió más que ningún otro lugar en el que haya estado. Si bien conviene contar con un plan y la asistencia de un guía para acceder con mayor agilidad a algunos lugares, resulta el destino ideal para un viaje interior. Hay momentos y sitios en los que no se necesita otra compañía que un silencio respetuoso.

Viajar solo

Viajar solo es una oportunidad de reencontrarse con uno mismo y de conocer de lo que cada uno es capaz. A no perderla.

Patagonia Argentina en flor