El dilema de escribir sobre viajes durante una pandemia

El dilema de escribir sobre viajes durante una pandemia

 

Escribir sobre Viajes.. Crucero Vía Australis al Cabo de Hornos

Escribir sobre Viajes.. Tokyo, Japón, Japan

Soy argentina y mi trabajo actual es escribir sobre viajes, como editora de contenidos turísticos. El problema, tan inesperado como insólito, me sorprendió como a todo el planeta. Terminaba el 2019 y se anunciaba otro verano caluroso como los de los años anteriores. La prensa se ocupaba de comentar algunos casos de neumonía. La causa era un virus desconocido, en un país tan lejano como China. La noticia me resultó impersonal, ajena. Mi agenda era otra. Estaba cargada de compromisos navideños, trabajos pendientes y planes a mediano plazo. La logística de mis viajes no suele resolverse de un día para el otro. Mi próximo destino planeado era Escandinavia. Además, la temporada festiva señala que todo entra en una suerte de impasse hasta finales de febrero. Me dije que yo tenía otros asuntos más urgentes de los cuales ocuparme.

Domino Park, Williamsburg, Brooklyn, Nueva York

 

Escribir sobre viajes, imposible?

A medida que me sacudía el letargo que produce el comienzo del año, me resultó imposible ignorar la novedad de un brote epidémico de un coronavirus. La enfermedad de la que el mundo hablaba traspasaba las fronteras, viajaba en aviones, se ocultaba en contingentes y acechaba a los Estados Unidos y, después, a Europa. Jamás pensé que aquello que se recreaba en algunos films de catástrofes podría ser realidad. No imaginaba lo que significa una pandemia. Hasta que en marzo, la OMS declaró como tal el brote de Covid-19.

Coulée Verte, Paris

Cuando el gobierno argentino inauguró la cuarentena más larga del mundo, la epidemia tan temida era, todavía, un asunto remoto. Las imágenes que venían de Europa, alarmantes. Podría nuestro sistema sanitario resistir un golpe semejante? La solución fue decretar el aislamiento social preventivo y obligatorio en todo el territorio nacional. En ese momento experimenté el primer golpe. Mi espíritu libre y viajero no estaba preparado para soportar un período de encierro. Un sentimiento extraño, mezcla de incredulidad y de enojo, me invadía por momentos. A esos le sucedía la tristeza. Apareció de pronto el dilema de escribir sobre viajes durante una pandemia.

Escribir sobre Viajes. Glaciar Perito Moreno, Patagonia Argentina

Bodegas de Mendoza, Argentina

Cómo continuar con la actividad?

Desde un principio se me planteó la disyuntiva que deben compartir muchos blogueros de viajes: cómo continuar con esta actividad. Alguien aventuró la teoría improbable de que el virus no llegaría a Argentina. Sin embargo, lo hizo y yo no sabía cómo sentarme ante la pantalla de mi ordenador para sumergirme en mis crónicas viajeras. Disponía de tiempo de sobra. Lo que no tenía era la motivación de otrora. La incertidumbre era tal que todos mis proyectos se disolvían uno tras otro.

Escribir sobre Viajes.. The Shed, Hudson Yards, New York, Manhattan

Central Park, Nueva York

Hanami, Parque Ueno, Tokio

Escribir sobre Viajes. Bermeo, País Vasco

Escribir sobre viajes y ser una fuente de inspiración para otros

Me preguntaba una y otra vez cómo podía relatar un viaje si no podía alejarme más de 500 metros de mi hogar. Recurría a mis fotografías, mi otra pasión, y los recuerdos de gente, paisajes y ciudades se sucedían como en un caleidoscopio. Mi ensoñación se mezclaba, no me avergüenza reconocerlo, con algunas lágrimas. Afuera, la epidemia golpeaba aquí y allá con fuerza. En la soledad de mi escritorio, la fuente de inspiración para compartir con otros viajeros, mi razón de ser travel blogger, parecía apagarse y carecer de sentido.

Lower Manhattan desde Brooklyn

One World, World Trade Center, New York

Encontrar un nuevo camino

Lo hablé con mucha gente, pasajeros del mismo barco a la deriva. La preocupación por el futuro era constante. Aún así, la mayoría me alentaba a seguir escribiendo. La narración de mis viajes resultaba casi una luz al final del túnel. Mi blog parecía ser un humilde símbolo de esperanza. La certeza de que todo pasa, esto también. Como ocurrió con los atentados del 9/11, las condiciones en la cuales viajemos van a cambiar, indefectiblemente. En aquél entonces se puso el acento en la seguridad. Hoy será en los protocolos sanitarios. Tal vez necesitemos llegar a destinos más cercanos de nuestro hogar. Quizás nos agrade pasar estadías más cortas en medio de la naturaleza. O rechazaremos las multitudes. Habrá quienes prefieran esperar la posibilidad, bastante remota para nosotros por ahora, de una vacuna.

Fábrica de alfombras en Capadocia

Valle de Orcia, Toscana, Italia

Escribir sobre Viajes. Desierto de Sahara, Marruecos

Seguir escribiendo con entusiasmo y alegría a pesar de la incertidumbre

Volveremos a desplazarnos en busca de lo desconocido. Dejaremos una vez más nuestra zona de confort para explorar otras culturas, descubrir nuevos paisajes. El idioma será el de la paciencia y el de la amabilidad. Detrás de la máscara se dibujará una sonrisa de bienvenida. Quiero relatar todo este nuevo paradigma viajero. Lo que viene, vale la pena la espera. Voy a declarar el aprecio por ese futuro. Porque tengo la certeza de que lo recuperaré. Volveré a escribir sobre viajes. Y lo disfrutaré, mucho más que antes.

Escribir sobre Viajes. Ventanilla del Avión

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Petitgris

    Restent les précieux souvenirs … et l’espoir de re-voyager bientôt . Bisous

    1. Elisa Nievas

      Merci pour ce petit mot ma chere amie! Gros bisous

Deja una respuesta