En este momento estás viendo Mis días en la Patagonia: el Correntoso

Mis días en la Patagonia: el Correntoso

Lago Nahuel Huapi, El Correntoso, Patagonia Argentina

Muelle Viejo sobre el Correntoso, Villa La Angostura, Patagonia Argentina

El Correntoso, el río más corto del mundo. Argentina

Cuando recuerdo los días que pasé en el Correntoso no puedo menos que sonreír. Argentina tiene tradición en records. Ostenta la avenida más ancha del mundo. La cuarentena por Covid-19 más larga del planeta. Y el río más corto. Bueno, de ese río se trata mi relato. Un curso de agua bravo y tan patagónico como los glaciares. Un río que une dos lagos. Un río que atrae a los pescadores de trucha a la mosca, gente paciente como pocas. Ya que esta pesca resulta de lo más esquiva. Enclavado en una región colmada de paisajes increíbles, el Correntoso se fue transformando en una leyenda más. Ayudó a construirla el antiguo hotel que balconea sus aguas. Había oído hablar de ambos. Recién ahora los conocí.

Correntoso Lake & River hotel, Villa La Angostura, Patagonia Argentina

Correntoso Lake & River hotel, Villa La Angostura, Patagonia Argentina

Viajé desde San Carlos de Bariloche. Por casi dos horas disfruté de las vistas a lo largo de la ruta sinuosa. En primer lugar me encontré con la bonita Bahía Manzano. Después atravesé Villa La Angostura, una pequeña ciudad a los pies del Cerro Bayo, uno de los centros de ski más frecuentados de la Patagonia Argentina. Avanzando unos kilómetros más aparece la curva que desciende hasta el hotel. Instalado en un balcón privilegiado, vigila el Lago Nahuel Huapi y la cadena montañosa desde hace más de 100 años. El lugar conserva el espíritu de sus fundadores, el inmigrante italiano Primo Capraro y su esposa, Rosa Maier.

Vista del Lago Nahuel Huapi desde la habitación del Correntoso Lake & River hotel

Muelle Viejo sobre el Correntoso, Villa La Angostura, Patagonia Argentina

Ni bien hice el check-in y entré a la habitación que me asignaron en el primer piso, me di cuenta de lo difícil que sería separarme del ventanal. El panorama sobre el lago es sublime. El lago, el marco de la cordillera, a veces iluminada, otras sombría, tienen un efecto hipnótico sobre el que observa. La cabecera de la cama remata en otra ventana con vista estratégica sobre el famoso río de la corriente salvaje. El sonido del agua por la noche es como una música que arrulla al pasajero que descansa de las aventuras del día. Resultó un placer más de estas vacaciones patagónicas levantarse y correr las cortinas. También dejar el cuarto para disfrutar de un buen desayuno en compañía, otra vez, de estos paisajes.

Pesca de la trucha a la mosca, El Correntoso, Villa La Angostura, Argentina

Muelle antiguo, Hotel El Correntoso

El paseo de la primera mañana consistió en explorar los alrededores hasta el Puente Viejo. Desde esa perspectiva se entendía la unión que el río rebelde lograba entre los dos lagos, el Correntoso y el Nahuel Huapi. Llegando a la pequeña península que salía sobre el segundo, el espectáculo de los pescadores acaparaba nuestra atención. El ejercicio de la paciencia comenzaba al alba y se extendía hasta el atardecer. Justo cuando los demás huéspedes nos acomodábamos para la cena en el comedor, otro de los lugares más agradables. El segundo día bajé hasta la margen que daba sobre el hotel y pude conversar con uno de esos hombres. Era notable la afición a ese deporte. Reconocía que estaban un poco obsesionados con la bajante y la escasez de la pesca. De cualquier modo, pude presenciar cuando capturaron una trucha y se tomaron una fotografía a modo de recuerdo.

Mille Miglia Sport 2021, Villa La Angostura, El Correntoso,

Mille Miglia Sport 2021, Villa La Angostura, El Correntoso,

Mille Miglia Sport 2021, Villa La Angostura, El Correntoso,

Además de los desayunos y cenas panorámicos, y de las comidas tradicionales de la región, disfruté mucho de los paseos por los alrededores y de algunos eventos. Como es habitual, el hotel es sede algunos muy especiales. Esta vez me tocó presenciar la largada simbólica de Mille Miglia Sport 2021. Es una carrera tradicional de autos sport históricos que lleva más de 30 años y que este año se desarrolló en el camino escénico de los 7 Lagos en Patagonia Argentina. Los que parecen autos de colección y sus conductores se instalaron la mañana del sábado en El Correntoso. Los huéspedes fuimos como testigos exclusivos del entusiasmo de los corredores y sus familias. Después de un desfile y un brindis, partieron raudamente a trajinar las rutas argentinas de esta parte de la Patagonia. Un espectáculo divino.

Para la cena, trucha. Hotel El Correntoso

Mis días en el Correntoso  no pudieron ser más lindos. Sol, paisajes, exploración y gastronomía. Respecto de este último ítem, se lleva todos los laureles la trucha. El plato que elegí para la cena, no una, sino varias veces. A pesar de que vivo en una gran ciudad junto al río Paraná, el sabor de este pescado es diferente. Será que navega un río corto y se sumerge en aguas lacustres? No lo sé. El sur argentino, la mítica Patagonia en todos sus rincones. Un plan perfecto para una escapada o unas largas vacaciones en nuestro bendito territorio. Para hacerlo una y mil veces.

Lago Nahuel Huapi, El Correntoso, Patagonia Argentina

Donde está el hotel: