Estuve en Estrasburgo, la preciosa “capital de la Navidad”

Estuve en Estrasburgo, la preciosa “capital de la Navidad”

Bateaux Mouches, Estrasburgo, Alsacia, Francia

Catedral, Estrasburgo, Alsacia, Francia

Estrasburgo sonaba en mis oídos como un lugar mágico, encantador. No podía ser de otro modo. Se la conoce como “capital de la Navidad” y está en la Alsacia. Hay algún otro motivo mejor? A esto le agrego dos datos adicionales. Uno, que era uno de esos pueblitos del que hablaban con frecuencia mis amigas blogueras francesas. También mostraban sus visitas con relatos y fotos maravillosas. Otro dato es que su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Esta clasificación no falla por lo general. Los lugares que llegan a formar parte de esta prestigiosa lista merecen ser visitados.

Estaba alojada en un bonito albergue en Saint-Hippolyte, más cerca de Colmar. Salimos temprano hacia Estrasburgo ya que la ciudad está siempre colmada de visitantes.  Además de tener muchos atractivos turísticos, es un importante centro financiero y la sede administrativa del Parlamento Europeo. Les aconsejo dejar el automóvil en las afueras y trasladarse al centro usando el tramway hasta la Place de l´Homme de Fer. Es la opción más cómoda. Los alrededores de esta plaza tan original tienen numerosos locales comerciales.

Desde allí caminé hacia la amplia Place Kléber. Es la plaza principal de Strasbourg, como se la conoce en francés. Debe su nombre al general Jean-Baptiste Kléber, cuya estatua ecuestre se ubica en el centro. Hay un edificio histórico muy bonito, el edificio Aubette, de color rosado, delante del que vale la pena detenerse. Debe su nombre al alba, “l´aube”, hora en la cual los soldados llegaban a recibir sus órdenes. La Place Kléber es de esos lugares en los que siempre pasa algo. Allí se reúnen los ciudadanos tanto a la hora de las celebraciones como de las protestas. Todas las ciudades tienen un lugar así, concurrido y animado, pero no creo que sea tan bonito como éste.

Catedral de Estrasburgo, Alsacia, Francia

Place de la Cathedrale, Strasbourg, Alsace, France

Strasbourg está ubicada en la Alsace, muy cerca del límite con Alemania. Por eso, ni bien llegué, pude advertir la influencia de este país en la arquitectura. Y después de visitarla, pude agregar a la gastronomía, que refleja muy bien la combinación de las culturas francesa y alemana. La ciudad está atravesada por el río Ill, por lo que está formada por islas. El centro está en la principal, la Grande île. Traté de apreciar cada rincón de ese paisaje medieval que me rodeaba. El mejor exponente de esa época es la asombrosa catedral gótica, la Cathédrale Notre-Dame de Strasbourg  que es el emblema del centro histórico tan valioso.

Cathedrale, Strasbourg, Alsace, France

Vitraux, Cathedrale, Strasbourg, Alsace, France

Vitraux, Cathedrale, Strasbourg, Alsace, France

Horloge Astronomique, Cathedrale, Strasbourg, Alsace, France

La catedral fue, precisamente, la siguiente estación en mi paseo. Es un monumento impactante del siglo XII y llama la atención el perfecto estado de conservación. Delante de la entrada se extiende una plaza muy animada y desde la cual se tiene una perspectiva excepcional de este exponente del estilo gótico tardío en todos sus detalles. Sabía que su construcción demoró varios siglos y que, durante bastante tiempo, fue el edificio más alto del planeta. Pero esto no hace más que realzar su importancia y belleza. Esperé muy poco para acceder al interior. Los vitraux y el órgano son extraordinarios, pero todos nos dirigíamos al mismo lugar, en donde estaba el reloj astronómico, “la” atracción. Tomar nota que, a diario, al mediodía, da inicio el espectáculo del desfile de los apóstoles ante Cristo. Es un mecanismo único, totalmente fuera de lo común. Un tip para la salida: la perspectiva de la catedral desde la Rue du Merciere, es algo para ver y fotografiar.

Palais Rohan, Strasbourg, Alsace

Casa Kammerzell, Estrasburgo, Alsacia

Casa Kammerzell, Strasbourg, Alsace

A pasos de la Catedral de Notre-Dame de Strasbourg tenemos otras dos joyas. Una es el Palais Rohan, que perteneciera a una familia noble que le valió el honor de alojar a varios reyes de Francia y hoy, a museos. Fue diseñado por el arquitecto Robert de Cotte, conocido por ser el autor de la capilla del Palais de Versailles.  Otra, es una casa medieval muy bien conservada, la Casa Kammerzell, famosa por su típico entramado alsaciano y esa fachada oscura que la destaca. Es considerada la casa más hermosa de la ciudad.

Canales del río Ill, Estrasburgo, Alsacia

Estrasburgo, Alsacia, Francia

Canales del río Ill, Estrasburgo, Alsacia

El panorama de los canales que atraviesan Estrasburgo es fascinante. No es similar al que se disfruta en ciudades como Venecia o Amsterdam. Es algo más parecido al Sena en París, sobre todo porque el curso de agua es ancho y, además, porque se ve ese ir y venir constante de los bateaux-mouches. Tiene un toque muy particular, que lo hace reconocible. A su vez, están los amplios espacios para instalarse al sol en la rivera y las residencias sobre las orillas que son muy distinguidas. Caminando, deteniéndose a almorzar o paseando a bordo de las embarcaciones, pasear por allí es muy entretenido.

Petite France, Strasbourg, Alsace

Pequeña Francia, Estrasburgo

Ponts Couverts, Strasbourg

Ponts Couverts, Strasbourg

Puentes Cubiertos, Estrasburgo, Alsacia

Los canales de esta Gran Isla te llevan al encuentro de otro de los iconos de Estrasburgo: la Petite France. A este distrito tan pintoresco como colorido sólo entran peatones y ciclistas. En la antigüedad era un barrio humilde y, sin embargo, hoy es uno de los lugares más visitados. Es una isla agradable, tranquila, habitada por casas de entramado de madera con sus bonitos jardines, situadas casi al borde del agua. El encanto de esta Pequeña Francia no termina allí. El paseo por esas callejuelas de otro tiempo te lleva hacia los Ponts Couverts, tres puentes y sus cuatro torres, vestigios de murallas, construidos en el siglo XVIII como elemento de defensa. Hoy, ya no están cubiertos por sus antiguos tejados de madera, pero mantienen su nombre.

Barrage Vauban, Strasbourg

Barrage Vauban, Strasbourg

Represa Vauban, Estrasburgo

Y a poca distancia, encuentras la Barrage Vauban, una represa que data del siglo XVII que estaba destinada a inundar esta parte de la ciudad en caso de ser atacada.

Mercado de la Place Broglie, Estrasburgo

Hotel de Ville, Place Broglie, Strasbourg

Place Broglie

Caminamos saliendo de la atmósfera bucólica de la Petite France para reencontrarnos con el centro histórico. Conocimos así la célebre Place Broglie en la que, esa tarde, se había instalado un mercado. Ese lugar tiene mucha trascendencia histórica ya que allí se escuchó el himno francés, “la Marsellesa”, por primera vez. Antes de seguir, me detuve delante del hermoso edificio del Hotel de Ville de Strasbourg, el ayuntamiento.

Tarte flambée

Terminé el paseo caminando por la Rue des Hallebardes, en donde se encuentran muchas de las boutiques más bonitas de Estrasburgo. Hice un alto para almorzar muy cerca de la Place de la Cathédrale, en un winstub, Le Gruber, uno de esos restaurantes tradicionales alsacianos. Qué pedí? Una típica tarte flambée y una cerveza.

Cathédrale Strasbourg

Bouquinistes, Place Kléber, Strasbourg

Y antes de dejar esta ciudad tan hermosa, di, primero, una última mirada a la catedral que brillaba iluminada por el último sol del día. Pasé después por un puesto de flores. Y luego, hice una corta visita a la plaza Kléber que, al atardecer, se llena de “bouquinistes”, como los de París.

Estrasburgo, la “capital de la Navidad”, lejos de la Navidad, también es una buena idea.

Petite France, Strasbourg, Alsace

Deja un comentario

Cerrar menú