Buscando a la Estrella de Belén

Buscando a la Estrella de Belén

Estrella de Belén, Iglesia de la Natividad, Lugar donde nació Jesús, Belén, Israel

Entrada a la Iglesia de la Natividad, Lugar donde nació Jesús, Belén, Israel

Hace un tiempo, viajando por Israel, busqué y encontré a la Estrella de Belén. Por estos días volvió el recuerdo debido al fenómeno astronómico tan comentado. El lunes 21 de diciembre, casi como un milagro largamente esperado, pudimos disfrutar online de la conjunción de los planetas Saturno y Júpiter, alineados de un modo excepcional. Hacía nada menos que 800 años que no se veía tan claramente este espectáculo en el cielo.

Iglesia de la Natividad, Lugar donde nació Jesús, Belén, Israel

Iglesia de la Natividad, Lugar donde nació Jesús, Belén, Israel

Buscando la Estrella de Belén

La Estrella de Belén, que me señalaría el lugar donde nació Nuestro Señor, parecía algo imposible en mi imaginación. Nunca me había soñado llegar a pisar siquiera esa tierra maravillosa. Para un católico o para un cristiano, es un hecho absolutamente trascendente en la vida. Es un antes y un después. Sin embargo, el lugar no era como yo me lo había representado. Algo similar me ocurrió cuando visité el Santo Sepulcro. Hay tanto material para leer, incluidas las Sagradas Escrituras y tanta historia escuchada y aprendida, que lo que encuentras es sorprendente. En mis sueños creía que iba hacia un terreno árido, descampado. Luego, llegaría al encuentro de un rincón humilde, solitario y despojado donde se había instalado hace 2000 años ese cobertizo sagrado. Y en realidad, cada lugar trascendente, importante para la cristiandad en Tierra Santa tiene una iglesia que lo cobija.

Puerta de entrada a la Iglesia de la Natividad, Lugar donde nació Jesús, Belén, Israel

Puerta de entrada a la Iglesia de la Natividad, Lugar donde nació Jesús, Belén, Israel

Cómo llegar al lugar donde nació Jesús en Belén

Llegar al lugar preciso donde había nacido Jesús, «el Nazareno«, no fue precisamente guiarme por una luz brillante que bajara desde aquella Estrella de Belén. Atravesé una puerta pequeña, rodeada de gente, y para lo cual tuve que bajar la cabeza en señal de humildad. A continuación, entré a una iglesia, la Iglesia de la Natividad. Pasé, a un lado, a un espacio diminuto donde casi faltaba el aire, tal era la emoción, la multitud y el aroma a velas y a incienso. Esperé pacientemente mi turno y me acerqué al monumento insólito consagrado al Nacimiento. Me arrodillé ante una de estrella de 14 puntas incrustada en el mármol que señalaba el lugar exacto. Las lágrimas me ahogaban.

Estrella de Belén, Lugar donde nació Jesús, Belén, Israel

Estrella de Belén, Lugar donde nació Jesús, Belén, Israel

La Virgen y el Niño, Iglesia de la Natividad, Belén

Un lugar distinto a lo que imaginaba

Me detuve todo lo que pude a acariciar la superficie, llorar y rezar. Tomé algunas fotografías de ese pesebre imaginario antes de salir del recinto. Como es habitual, de todo evento trato de dar testimonio con mis imágenes. Me fui de allí emocionada, con la certeza que salía de un lugar único e inolvidable. La siguiente estación era la Gruta de la Leche, donde se supone estuvo escondida la Sagrada Familia, perseguida luego del Nacimiento.

Muro de la Verguenza, Belen, Tierra Palestina, Israel

La Iglesia de la Natividad, que abriga este tesoro de la Cristiandad, está situada en Bethlehem, en territorio palestino, a no más de 10 km de Jerusalém. Por ello acceder fue casi una aventura. No se aconseja llegar a la ciudad en un auto con patente de Israel. Tampoco ser acompañado por un guía de esa nacionalidad. Por esa razón, cambié de guía y de vehículo, casi como se puede ver en films. Me trasladaron hasta el lugar y me atendieron muy bien.

Iglesia de la Natividad, Belen, Israel

Velas, Iglesia de la Natividad, Belen, Israel

Datos sorprendentes

Hay otros datos para comentar que son bastante pintorescos. En todo Belén existe, además, una atmósfera muy comercial alrededor de un sitio que todos consideramos sagrado. Compré mi crucifijo, que era una sencilla cruz de madreperla, pero me ofrecían joyas. Nada más alejado de mi propósito. Lo mismo había ocurrido a la hora de comprar el rosario en Jerusalém. Elegí uno de cuentas hechas de semillas de olivo. No podía ser más simple, tal como yo quería. Una vez más, pretendieron venderme alhajas costosísimas. Fue una suerte de tira y afloje, un regateo totalmente fuera de lugar. Vale saber que existe un armado comercial detrás de todos estos lugares tan impactantes. A menudo produce una mezcla de rechazo e incredulidad.

La Virgen y el Niño Jesús, Iglesia de la Natividad, Belen, Israel

La experiencia quedará en mi memoria, grabada como esos momentos que siempre me acompañarán. Las imágenes del fervor compartido, el lugar excepcional e inesperado, el perfume de la atmósfera y las imágenes de la Virgen y el Niño reproducidas casi hasta el infinito, todo eso junto lo llevaré en mi corazón. Busqué y encontré el sitio exacto que señalaba aquella Estrella de Belén. No sé de planetas ni de fenómenos astronómicos. Sólo puedo transmitirles emoción en estado puro.

Buscando la Estrella de Belén, Israel

Un mensaje de esperanza en tiempos extraños

En estos momentos de gran incertidumbre, consecuencia de la pandemia de Covid-19, cuyos efectos no cesan, vengo a transmitirles un mensaje de esperanza. Recuerdo este lugar sagrado donde nació Nuestro Señor Jesucristo. Y le pido que, por favor, nos ayude a cargar esta cruz. Que nos proteja, tanto a nosotros como a nuestras familias y amigos. Que nos envuelva en su Manto Sagrado y nos llene de fe en un futuro mejor.

Feliz Navidad para todos! 

Cómo llegar:

Deja una respuesta