Probé un restaurant japonés en Cancún

Probé un restaurant japonés en Cancún

Naga Hibachi, Restaurant japonés en Cancún
Naga Hibachi, Restaurant japonés en Cancún

Probé un restaurant japonés en Cancún. Tuve que viajar a México para empezar a probar la cocina japonesa alta gama. Si bien hay excelentes restaurants japoneses en Argentina, no había tenido todavía la oportunidad de disfrutar de un restaurant verdaderamente temático, uno donde se celebrara la cocina oriental tal y como pasa en Japón. Esto pasó durante una temporada de vacaciones de verano en Cancún. Nos alojamos en el Hotel Iberostar.

Cocina teppan yaki, Naga Hibachi, Restaurant japonés en Cancún
Cocina teppan yaki, Naga Hibachi, Restaurant japonés en Cancún
El hotel cuenta con varios restaurants temáticos. Hay muchas opciones de buena cocina internacional. Era necesario hacer la reserva por adelantado en el restaurant japonés Naga Hibachi.
La noche de nuestra reserva descubrí el porqué: había sólo 4 mesas preparadas para lo que podría llamarse una «cena show». La cocina japonesa y sus exquisitos platos se prepara sobre esas mesas a la vista de los comensales. El cocinero elabora los platos que se eligen en el menú delante de nuestros ojos.
Todo resulta muy entretenido.

 

Cocina teppan yaki, Naga Hibachi, Restaurant japonés en Cancún
Esta cena «a la japonesa» fue en realidad una experiencia singular que disfrutamos en familia. Mis hijas observaban los preparativos con mucha atención. Un chef japonés muy simpático nos a preparó una comida deliciosa en medio la ceremonia del teppan-yaki, un espectáculo singular. Consiste el la cocción de diversas carnes sobre una plancha caliente y a la vista de los comensales.
El decorado del restaurant era moderno, pero  respetaba las reglas de la antigua tradición de los maestros del sushi.

 

La carta estaba muy bien provista. Degustamos una gran variedad de sushi, el tempura, los rolls – mis favoritos, son los de salmón, atún con especias y palta -, el sashimi y los yakitori. Mis hijas, algo menos apasionadas por las delicias orientales, eligieron la carne acompañada de arroz y verduras. Había una familia auténticamente japonesa, entonces hice el esfuerzo de dominar con destreza los palillos tradicionales. Con cierto orgullo, pude constatar la sonrisa de las damas que valoraban mis esfuerzos.

 

La cena en el restaurant japonés en Cancún era el Naga Hibachi del Hotel Iberostar. Fue una experiencia agradable que vamos a recordar.

Deja una respuesta