Templo Kinkakuji, pabellón de oro en Kyoto

Templo Kinkakuji, pabellón de oro en Kyoto

Templo Kinkakuji, pabellón de oro en Kyoto
Templo Kinkakuji, pabellón de oro en Kyoto
Pabellón de oro en Kyoto

 

Hoy les traigo un lugar muy especial: pabellón de oro en Kyoto. Termina el año en el mundo… y en el blog.
Pensaba repasar los viajes que hice y compartir con ustedes, mis amigos, algunas de las fotos de los lugares que fui descubriendo en el camino.
Sin embargo, decidí volver a hablarles de un sitio muy especial que encontré en Japón.
Se trata de un templo mágico, de esos que sólo pueden estar en Kyoto.
Resultó ser, para mi, la imagen perfecta de lo que se conoce como «lugar seguro».
Les cuento que, durante los ejercicios de relajación en yoga o en una meditación, los terapeutas invitan a menudo a construir paisajes-refugio con la imaginación. Les aseguro que el templo Kinkakuji, el bosque, el lago y los jardines que lo rodean parecen salir de ese tipo de ensoñación guiada. Kinkakuji es de una armonía sorprendente.

 

Las dos ciudades que más me alucinaron en Japón, Tokio y Kioto, están separadas por un viaje vertiginoso de poco más de dos horas y media en el Shinkansen, el famoso tren bala. Así de rápido fue como llegué a la que fuera el centro del imperio durante casi un milenio.
Verdadera capital cultural del país, Kyoto aparece rodeada de montañas protectoras, ya que más de un cataclismo no logró hacer mella en su patrimonio cultural tan especial y rico. Formando parte del mismo, descubrí el exquisito pabellón dorado del templo zen que hoy elegí para describirles. Se levanta sobre un lago que devuelve sabiamente sus reflejos delicados.
Cuando lo vi quedé como hipnotizada. De pronto me di cuenta de que ese era el lugar con el que nos invitaban a soñar para, así, aquietar nuestro espíritu.
El pabellón de oro en Kyoto es uno de los más famosos en la ciudad que está, precisamente, habitada por templos. Imposible no distinguirlo de los otros, hermosos por cierto, que visité allí.
Recuerdo que, a medida que nos acercábamos en grupo, se dejaba ver, deslumbrante, como una visión. Las paredes de sus pisos superiores están revestidas de paneles de oro. El resultado está a la vista en mis fotografías. Es un templo absolutamente excepcional.

 

 

La visita consiste, simplemente, en caminar alrededor, admirarlo – y fotografiarlo – desde todos los ángulos y perspectivas posibles. Casi hasta el hartazgo, ya que un templo de estas características es difícil de encontrar.
Sólo es posible apreciarlo desde el exterior. Este tipo de santuarios permanecen cerrados al público ya que es un recinto donde se guardan reliquias de Buda.
El estanque delante del edificio cumple con todas las reglas del delicado estilo japonés: es refinado y simple, está rodeado de pinos preciosos y tiene pequeños islotes y piedras.
Pero lo más espectacular es el reflejo del templo de oro.
Es una maravilla.

 

 

Junto a nuestro guía Tadashi nos fuimos acercando, apreciando los detalles del templo en sus distintas plantas, con la tradicional decoración japonesa, las paredes blancas abajo en un fuerte contraste con las superiores, doradas. Los estilos de cada nivel son distintos pero igualmente bellos.
Cuando rodeamos el templo descubrimos en la parte superior una estatua dorada. Es la del fénix chino.
Ya en la parte de atrás llegamos a los antiguos jardines que estaban siendo mantenidos en ese mismo momento. Al final, se llega a una casa de té tradicional rodeada de otro pequeño jardín.El paseo resultó una delicadeza.

 

Templo Kinkakuji, pabellón de oro en Kyoto, Japón

 

Con este recuerdo inolvidable del pabellón de oro en Kyoto me despido hasta el año próximo. En el 2019 este blog cumplirá 10 años de aventuras. Por eso anuncio cambios sorprendentes por venir.
Les agradezco las visitas y les deseo todo lo mejor que la vida puede ofrecerles.
Entre todas esas cosas, espero que también ocupen un lugar importante los viajes, una de las mejores maneras de disfrutar de la vida.

 

Templo Kinkakuji, pabellón de oro en Kyoto, Japón
 
Hasta pronto amigos queridos!
 



Deja un comentario

Cerrar menú