En este momento estás viendo Escapada a en San Javier en Traslasierra

Escapada a en San Javier en Traslasierra

Estancia La Matilde, San Javier, Córdoba, Argentina

Estancia La Matilde, San Javier, Córdoba, Argentina

La posada tenía el aroma perfecto de las rosas de Traslasierra. Se llamaba “La Matilde” y ese nombre me traía recuerdos de mi abuela, aquella anciana amable que había tomado el lugar de su hermana en la vida cotidiana de sus nietos. Había llegado pasando por Merlo, San Luis, bordeando la serranía. El camino de las Altas Cumbres quedaría para el regreso a casa. El fin de semana extra largo prometía ser un éxito. Después del encierro, el virus parecía haberse puesto en pausa. En el corazón de muchos argentinos, esa escapada tenía el inconfundible sabor a revancha.

Villa Las Rosas, Traslasierra, Córdoba, Argentina

Comarca La Matilde, San Javier, Córdoba, Argentina

La bienvenida a La Matilde fue cálida, tal como esperaba. La amabilidad que encontraba en el trayecto era como un bálsamo. Nos merecíamos una cuota de atención esmerada para poder sobrellevar la post pandemia en viajes cortos. Ni bien atravesé la tranquera, la vista de la comarca me resultó una delicia. El automóvil subió hasta la entrada del edificio principal y admiré los colores delicados de los muros que parecían antiguos. Se acomodaban al paisaje tranquilo que nos rodeaba. Las flores estallaban en cada rincón festejando la primavera serrana. Un cartel al lado de la puerta invitaba “Pase nomás”. Y entré.

Virgen del Campo, Posada La Matilde

Huerta, Posada Biodinámica La Matilde, San Javier, Córdoba, Argentina

Viñedos, Posada Biodinámica La Matilde, San Javier, Córdoba, Argentina

Durante un breve paseo, previo a hacer el check-in, visité el enorme jardín. Llegué hasta el vivero que ostenta, orgulloso, el título de “rincón de flores”. Ahí conocí uno de los secretos de la belleza de las plantas: el esmero que ponen en su cuidado. Caminé unos metros adentrándome en el bosque. En un claro se levantaba un pequeño altar consagrado a la Virgen. Me detuve a rezar. Sólo se escuchaba el coro alegre y  desordenado de los pájaros. Cuando volvía, me asomé al sector de la piscina que ofrece la mejor vista sobre el Cerro Champaquí. Ya volvería más tarde a descansar al sol echada sobre esos sillones. Había traído un par de libros y actualizado la lista de reproducción con mi música favorita. Disponía de tiempo para todo eso, y más. Como recorrer la huerta y los viñedos de la granja biodinámica que tanto promocionaban en la webpage.

Terraza habitación Verde Brea, La Matilde, San Javier, Córdoba, Argentina

Terraza habitación Verde Brea, La Matilde, San Javier, Córdoba, Argentina

Estanque, Posada La Matilde, San Javier, Córdoba, Argentina

Instalada ya en la preciosa habitación que me asignaron, la “Verde Brea”, me fascinó la puerta que daba a una terraza privada sobre el parque. Una mesita y un sillón serían el lugar perfecto para instalarme a escribir y a meditar. El panorama que se alargaba hasta las sierras sería  el marco ideal para esas, mis tareas, de las que no puedo prescindir ni cuando viajo. Un colibrí que inspeccionaba afanosamente la mata de flores de “mi jardín” confirmó el plan. Agradecí contar con ese rincón tan personal como bonito. Decidí no agotar el paseo de ese primer día y caminé desde allí, rodeando el edificio. Encontré un estanque extraordinario en el que flotaban nenúfares.

Cerro Champaquí, Sierras Grandes, San Javier, Córdoba, Argentina

Se sucedió ese puñado de días en la posada La Matilde, paseando  por la comarca y explorando las localidades vecinas. Vino una escapada a San Javier y Yacanto para almorzar tarde en una posada frente a la plaza. Otra a La Población. En todas haría degustación de empanadas cordobesas sin lograr decidirme por alguna en particular. Eran irremediablemente deliciosas. Las calles polvorientas subían camino al famoso cerro de una altura más que considerable. Es el objetivo de los escaladores profesionales y amateurs. El pico reina en medio de las Sierras Grandes y es considerado maravilla natural. Sus casi 3.000 de altura imponen respeto y se destaca por sobre la cadena de colinas adyacentes. Las montañas siempre ejercen sobre mi un efecto hipnótico. Me resultan imponentes. Las asocio indefectiblemente a lo que es seguro.

Feria de Artesanos, Villa Las Rosas, Traslasierra, Córdoba, Argentina

Feria de Artesanos, Villa Las Rosas, Traslasierra, Córdoba, Argentina

Feria de Artesanos, Villa Las Rosas, Traslasierra, Córdoba, Argentina

Feria de Artesanos, Villa Las Rosas, Traslasierra, Córdoba, Argentina

El sábado hice una visita a Villa Las Rosas. Como cada fin de semana, ese día se organiza la feria de artesanos y productores en la plaza principal. El evento, considerado “la madre de todas las ferias”, es una verdadera fiesta de colores y aromas. Las rosas tienen también un lugar destacado allí como en toda la villa. Una multitud se dio cita esa mañana guardando los debidos protocolos que impone todavía la epidemia. Sin embargo, el clima era festivo de punta a punta. Se respiraba una hermosa sensación de libertad.

Feria de Artesanos, Villa Las Rosas, Traslasierra, Córdoba, Argentina

Feria de Artesanos, Villa Las Rosas, Traslasierra, Córdoba, Argentina

Feria de Artesanos, Villa Las Rosas, Traslasierra, Córdoba, Argentina

La feria es un must-see. Los pequeños productores de la región llegan hasta el público con lo más fresco de las granjas. Además, hay stands para degustar y otros para almorzar al paso. A su vez, están los artistas y artesanos que exponen una enorme variedad de objetos. Van desde indumentaria, telares y joyería, pasando por jabones, sahumerios y esencias hasta pinturas, cerámicas coloridas en vajilla y decoración, herrería estilizada, cestos de todo tipo, arte en madera y juguetes divertidos. La lista es interminable. Podría pasar horas en un lugar así, donde reina la cordialidad y la imaginación.

Cena en Posada La Matilde, San Javier

La noche en Posada La Matilde, San Javier

La naturaleza en Posada La Matilde, San Javier, Córdoba

Lo más representativo de aquello que disfruté de la comarca La Matilde no fueron sólo las cenas excelentes en el salón comedor, algunas de ellas al son de chacareras. Tampoco las caminatas matinales por el parque tomando fotos inolvidables. Me sorprendió descubrir que fue cada vez que me paraba en lo alto de la escalera de la entrada. Cuando me detenía a apreciar el paisaje extraordinario de las serranías omnipresentes. El efecto sobre mi espíritu era casi mágico. La belleza pura del entorno me dejaba sin palabras, cosa que no es frecuente. El perfume exquisito de las rosas, el sonido de los pájaros y la luz sobre el territorio que cambiaba con los minutos resultó lo más atractivo de esta escapada a Traslasierra.

Posada Rural La Matilde, San Javier, Córdoba

La noche en Posada La Matilde, San Javier, Córdoba

Cómo llegar: