En el Mar de Galilea

En el Mar de Galilea

Mar de Galilea, Israel Kinneret, Israel

Una de las cosas más emocionantes que hice en Israel fue navegar en el Mar de Galilea. Un viaje a un país conmovedor tiene momentos que desbordan nuestros sentimientos. Ese fue uno de ellos.

Mar de Galilea, Israel

Lo conocemos como mar, pero en realidad el Mar de Galilea es un lago de agua dulce, y está entre los más hermosos y visitados del planeta porque allí se encuentran las playas descritas en la Biblia.

Mar de Galilea, Israel

El lago Kinnéret, tal es su nombre en hebreo, es el lago más extenso de Israel y es el escenario de numerosos relatos bíblicos. Tal vez sea por eso que es un lugar tan bello como tranquilo, rodeado de un entorno natural extraordinario de las verdes colinas de Galilea. En este mar parece reinar la paz más absoluta. El agua quieta, bañada por el sol del Mediterráneo, sólo se sorprendía cuando pasaban nuestras antiguas barcazas.

Mar de Galilea, Israel

Las Sagradas Escrituras ubican a Jesús enseñando la Palabra alrededor de este lago, mientras vivía en la ciudad costera de Kfar Nakhum o Cafarnaúm, la “Aldea de Jesús” al norte. Como peregrinos, nos dimos el lujo de imaginar a Nuestro Señor a orillas del lago Genesaret, reuniendo a sus primeros discípulos, humildes pescadores. El lugar es conmovedor. Caminé por la playa pensando que en ese mismo lugar estuvieron Jesús y sus Apóstoles, y las palabras tantas veces escuchadas parecían cobrar sentido.

Navegando el Lago Genesaret, Israel

El antiguo barco recreaba una atmósfera propicia para la ensoñación. Navegar esas aguas fue como un milagro pensando en los verdaderos milagros. Recuerdos, pensamientos, relatos se sucedían. Venían desde los remotos confines de la niñez hasta ese presente vivido en un lugar excepcional. Compartíamos ese momento mágico, casi en silencio.

Monte de las Bienaventuranzas, Israel

En un momento del tour se hizo visible en el horizonte el mítico Monte de las Bienaventuranzas, la colina donde Jesús nuestro Señor pronunció el Sermón de la Montaña, en el cual cuenta las ocho bendiciones. Nos dimos cuenta que, realmente, estábamos siguiendo los pasos de Jesús de Nazaret. Más tarde visitaríamos la colina y la preciosa iglesia.

Galilea, Israel Canciones en el Mar de Galilea

Recuerdo también que, como parte del espectáculo, el capitán cantó una canción. Todos los peregrinos nos dejamos conducir por esos caminos de la imaginación. Nos embargaban la fe, la esperanza y la certeza de estar en un lugar único, que parecía haberse detenido en el tiempo para nosotros.

Elisa N en el Mar de Galilea, Israel

Deja un comentario

Cerrar menú