Miramar desde el Montjüic en Barcelona

Miramar desde el Montjüic en Barcelona

Miramar desde el MontjüicEn español… mira el mar, observa el océano. Una invitación, un panorama que es un verdadero placer. Está en Barcelona. Observad el mar ubicados en un lugar muy especial, en un punto de vista destacado, desde lo alto del monte. Barcelona es parecido a Bilbao, rodeado de colinas, ubicado como en un hoyo. El Montjüic es una de las colinas que rodean la ciudad. Se llama así a la «colina de los judíos» en catalán. Y el mirador Miramar es mi punto panorámico favorito en esa colina.

Desde ese sitio del Montjüic hay un balcón privilegiado donde se puede observar el océano y el paisaje de la ciudad catalana. Así lo hice como en una despedida, un par de horas antes de llegar al aeropuerto de El Prat y seguir el recorrido de mis vacaciones en el siguiente destino. Un paisaje fabuloso. Ubicada en ese lugar rodeada de árboles, de jardines mágicos y de frescura, amé descubrir las otras colinas lejanas, los transatlánticos que esperaban pacientemente partir hacia las próximas aventuras. También a lo lejos se distingue el distrito financiero de Barcelona, ese que se conoce con el apelativo de World Trade Center, y Port Vell siempre agitado, concurrido… y el mar, el mar de ese colora tan particular, azul turquesa.
Pero tanto de un lado como del otro se descubren también siluetas monumentales. Esas que no iba a poder apreciar en mi próximo destino más cerca del Caribe. Esas que pertenecen al paisaje de una ciudad que comparte playas y mar con arquitectura de vanguardia y de la otra, la histórica, la que deja huella en nuestros sentimientos. Ahí están el imponente edificio de Agbar, con su forma tan extraña. Más allá se levanta la Sagrada Familia, la catedral de Gaudí, uno de los iconos del movimiento que se conoce como «modernisme catalán». La catedral inconclusa es impactante. Y un poco más allá surge otra duda: quien ese señor en lo alto de esa columnata? Es la escultura de Cristóbal Colón que observa el Mediterráneo, en el extremo de el paseo de Las Ramblas.

 

Port Vell y la Villa Olímpica tienen numerosas esculturas a cielo abierto. No todas se aprecian desde este punto. Yo vi una de ellas, la de los enormes círculos de acero que parece jugar y enmarcar el paisaje. Se trata de «Onades» de Andreu Alfaro. El mar los invita desde el Mirador Miramar, uno de los belvedères más bonitos desde las alturas del Montjüic. Vengan a mirar-el-mar mis amigos! Pero no sólo está ahí el océano. También pueden conocer el paisaje maravilloso de Barcelona.

Deja un comentario

Cerrar menú