El Empire State Building en Tokio

El Empire State Building en Tokio

NTT DoCoMo Yoyogi Building, Tokyo, Japan

Empire State Building en Tokio

Acabo de descubrí que hay un edificio que es casi igual al Empire State Building en Tokio. Anoche me dispuse a distraerme, alejarme de las malas noticias que nos acompañan desde que se desató la pandemia de Coronavirus. Para eso, elegí ver alguna peli en Netflix. Cual no sería mi sorpresa cuando encontré en el catálogo a «Lost in Translation«. La había buscado antes de viajar a Japón. Sabía que el film era como la previa ideal para aterrizar en Tokio. Sin embargo, no la encontré.

 

La deliciosa historia de amor (?) entre la joven Charlotte (Scarlett Johansson) y Bob (un elegante Bill Murray) que se encuentran «perdidos en Tokio», desorientados y bastante abandonados por sus respectivas parejas, me fascinó tanto como la ciudad que aprendí a amar desde que la conocí. Pero también descubrí que, cuando estuve recorriendo sus enormes distritos, no había verdaderamente reparado en que existía un rascacielos que era una imitación del Empire State Building en Tokio. El emblemático edificio neoyorkino tenía una copia no muy perfecta pero bastante impactante en la capital nipona. Cómo no lo había notado?

El personaje de Charlotte se alojaba en el lujoso hotel Park Hyatt Tokyo y, aburrida, solitaria, se instalaba ante el ventanal que le devolvía el paisaje de Shinyuku a sus pies. En medio de ese panorama aparecía la silueta del que yo denominé «Empire State Building en Tokio«. Absolutamente real e insólito. En ese momento recordé que había pasado una hermosa tarde por el distrito, visitado el famoso edificio del Ayuntamiento que se conoce como «Tocho» y tomado unas fotos excelentes desde el mirador. Después, caminé hasta el Hotel Hilton para tomar el té. Segurísimo que tenía fotos del rascacielos.

Y lo encontré. Obvio que lo había fotografiado. Sólo que no había tenido en cuenta el enorme parecido. Aluciné con el paisaje en su conjunto. Este Empire State japonés es el NTT DoCoMo Yoyogi Building que, además de ser ecológico, tiene uno de los relojes más altos del planeta. Pero también estaban el Sunshine 60, que es más antiguo y se ubica en el distrito comercial de Ikebukuro. Y más acá el que llama la atención por estar formado por 3 edificios, la Torre Shinjuku Park. Es obra de Kenzo Tange, como el del ayuntamiento, y que aloja precisamente al hotel del film, el Park Hyatt.

En la serie de fotos que tomé desde el mirador también está el Parque Central de Shinjuku y, algo alejado, ese otro rascacielos que se parece mucho al Gherkin londinense, el 30 St Mary Axe con su inconfundible forma de «pepino». Es el Shinjuku Center que destaca con esa fachada tan particular, ondulada que, dicen, elimina las ondas de un sismo. Y finalmente se ve en ellas el edificio Shinjuku Mitsui, color negro, asombroso y que un día fue el más alto de Japón.

NTT DoCoMo Yoyogi Building, Tokyo, Japan

Con esta colección de torres impactantes en el paisaje de una ciudad asombrosa, cómo no pasar por alto el pequeño detalle de que una de ellas parece una réplica de otro que reina en Manhattan? Si hasta he visto en Tokyo una torre que es casi igual a la Tour Eiffel, creo que todo es posible. Gracias al cine y a esas noches desveladas por la cuarentena interminable del Covid-19. Me hicieron notar este pequeño error.

Deja un comentario

Cerrar menú