Plaza Jemaa el-Fna en Marrakech, la plaza de las maravillas

Plaza Jemaa el-Fna en Marrakech, la plaza de las maravillas

Plaza de Jemaa el-Fna, Marrakech, Marruecos Zoco, Jemaa el-Fna, Marrakech, Marruecos Zoco, Jemaa el-Fna, Marrakech, Marruecos

La Plaza Jemaa el-Fna es el emblema de Marrakech. Centro neurálgico indiscutido de la ciudad ya que todos los caminos de la medina conducen a ella. Es imposible perderte. Es el lugar en el que vas a encontrar a cada instante todo lo que puedas imaginarte. Desde músicos y magos, pasando por tiradores de naipes, encantadores de serpientes y acróbatas, hasta llegar a un enorme mercado de frutas y stands de comida. Éste se asemeja bastante a un restaurante al aire libre gigantesco, en el que no me animé a comer nada. Por supuesto, me instalé en la terraza de un café con un amigo, justo enfrente de la plaza, en donde disfruté de un refresco mientras admiraba el ajetreo allí abajo. El espectáculo es extraordinario.

Plaza Jemaa el-Fna, Marrakech, Marruecos Plaza Jemaa el-Fna, Marrakech, Marruecos

El paisaje alucinante de esta plaza triangular se completa con la silueta excepcional de la mezquita Koutoubia, tan parecida a la Giralda de Sevilla. Aunque los visitantes hemos oído hablar de la plaza, nos paseamos casi sin dar crédito a lo que vemos. Por eso la perspectiva desde una de las terrazas es el mejor antídoto para la confusión previa a lanzarnos a recorrer los pasillos laberínticos del zoco.

Plaza Jemaa el-Fna, Marrakech, Marruecos

Llegar en taxi desde el hotel fue mi primera experiencia con el regateo tan tradicional como insoportable de Marruecos. Consulté en el front-desk para tener una idea del precio del transporte, por eso defendí a capa y espada, y en francés, el importe que debía pagar. Lo había logrado: había vencido al enemigo.

Mezquita en la Plaza Jemaa el-Fna, Marrakech, Marruecos

Una de las cosas que más me sorprendieron fueron el ajetreo y el bullicio a pesar del calor a la hora de la siesta. Alrededor de la plaza se escucha la música y se percibe el aroma de la comida. Otra sorpresa fue encontrar una mezquita muy concurrida en una de las esquinas. Pero el movimiento de la plaza parece ser permanente, el de un lugar que no descansa nunca.

Plaza Jemaa el-Fna, Marrakech, MarruecosPlaza Jemaa el-Fna, Marrakech, MarruecosPlaza Jemaa el-Fna, Marrakech, Marruecos

La atmósfera de la Plaza de Jemaa el-Fna es de lo más pintoresco que haya visto. Me detuve a cierta distancia a observar a los encantadores de serpientes que querían cobrarme por ese simple acto reflejo. Los rechacé divertida. Caminé hacia el zoco esquivando a adivinadores, bailarines y adiestradores de monitos obedientes que deseaba se rebelaran más pronto que tarde.

Zoco, Marrakech, MarruecosZoco, Marrakech, MarruecosZoco, Marrakech, MarruecosZoco, Marrakech, Marruecos Zoco, Marrakech, Marruecos

Ya en la medina, me dejé llevar por los colores de las artesanías y las telas, el brillo de las gemas y metales de dudosa aleación, y por las voces chillonas de los vendedores. Me cansé de detenerme y no poder apreciar lo que me atraía, tal era la insistencia de los comerciantes de “maravillas”. Cuando me atrevía a pedir un precio, recibía una respuesta absurda. Si me alejaba, corrían en la misma dirección pidiendo que pusiera el precio. El regateo es insoportable.

Zoco, Marrakech, Marruecos Zoco, Marrakech, Marruecos Zoco, Marrakech, Marruecos

De cualquier manera, amé perderme por esa maraña de corredores, disfrutando el paseo por ese lugar asombroso de Marruecos que merece ser patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Símbolo de la ciudad de Marrakech desde su fundación en el siglo XI, concentra todo tipo de tradiciones de la cultura marroquí. Es un espectáculo imperdible.

Zoco, Marrakech, MarruecosPlaza de Jemaa el-Fna, Marrakech, Marruecos

Deja un comentario

Cerrar menú