En este momento estás viendo La Plaza Real nunca pasa desapercibida

La Plaza Real nunca pasa desapercibida

Fuente de las Tres Gracias, Plaza Real, Barcelona
Fuente de las Tres Gracias, Plaza Real, Barcelona

Amo las plazas de Barcelona. Entre ellas, una de las más encantadoras es la Plaza Real, en catalán la Plaça Reial. Muy cercana a Las Ramblas, es en efecto una de las más agradables, luminosas y espaciosas del Barrio Gótico. El ambiente es bastante bohemio y distendido. La antigua Plaza Real nunca pasa desapercibida. Está llena de detalles que la identifican y la convierten en un lugar fuera de lo común.

Situada en el emplazamiento de un viejo claustro de Capucinos, la plaza es tan emblemática que se la considera formando parte del patrimonio cultural de la ciudad. Es única por muchos motivos. Uno de ellos es que aloja una obra de arte atribuida al famoso arquitecto catalán Antoní Gaudí. Se trata de las dos farolas de 6 brazos que rodean, en el centro, a la fuente de las Tres Gràcies. Todo el que visita la plaza se detiene a observarlas. Un dato curioso adicional. La Plaza Real, no es la Plaza del Rey. Esta última está ubicada en el corazón del Barrio Gótico.

Luminarias obra de Gaudí, Plaza Real, BarcelonaLuminarias obra de Gaudí, Plaza Real, Barcelona

Recuerdo que la hermosa Plaça Reial estaba en el camino que recorría a diario cuando salía a pasear. Siempre animada, amaba esa atmósfera de fin de semana que reinaba también de lunes a viernes. Se parece mucho a las plazas francesas. Los arcos elegantes y las palmeras le dan también un marco «a la italiana». Es verdaderamente un lugar cosmopolita, rodeado de grandes edificios.
Luminarias obra de Gaudí, Plaza Real, BarcelonaLuminarias obra de Gaudí, Plaza Real, Barcelona
Volvamos sobre las famosas luminarias. Fueron creadas por Gaudí en los primeros tiempos de su extraordinaria carrera, la que le daría su impronta a tantos edificios monumentales de Barcelona, tanto como la catedral inconclusa, la Sagrada Familia. Ornadas con serpientes de hierro y un sombrero alado, las luminarias tienen el sello inconfundible de su arte siempre sorprendente. El artista amaba las formas y las curvas. Aquí se hace evidente una vez más.
Terrazas, Plaza Real, Barcelona
La hermosa fuente lleva las estatuas de las tres «gracias», las diosas de la belleza, del encanto y de la fertilidad, que sostienen el estanque. Es un conjunto magnífico.
Terrazas, Plaza Real, BarcelonaTerrazas, Plaza Real, Barcelona
El ambiente, el arte de Gaudí y las terrazas de los cafés y restaurants debajo de los arcos, te invitan a instalarte en la Plaza Real. Es una invitación imposible de rechazar.