Un reloj solar en mi camino a orillas del mar

Un reloj solar en mi camino a orillas del mar

Reloj solar, Punta del Este

Tengo bastante tiempo libre para andar por ahí. No salgo de casa, pero igual descubro lugares con la imaginación. Como este reloj solar en el camino que invento a orillas del mar.

Les cuento que, durante la cuarentena, medito todas las mañanas. Es la mejor manera que encontré para tolerar los vaivenes de cada jornada de confinamiento obligatorio, consecuencia de la pandemia de Covid-19. En esos momentos dorados, soy yo, aquí y ahora. Pero me permito soñar con recorridos que añoro.

Punta del Este
Una mañana, me encontré paseando a orillas del mar. Con los ojos cerrados me vi haciendo una de esas caminatas que son uno de mis grandes placeres cuando estoy de vacaciones en Punta del Este, en Uruguay. En el mundo real, donde esas cosas eran posibles todavía, seguía el recorrido sobre la rambla Williman. Disfrutaba la brisa y la vista panorámica sobre la playa. Otras, caminaba rodeando la «punta» y a menudo encontraba esculturas insólitas. Esa meditación me llevó por ese trayecto, largo y sinuoso, donde es habitual toparse con estatuas y pequeños monumentos. Son las señales de que vas por el buen camino.
Mojón Sur, Reloj solar, Punta del Este
En mi ensoñación, me vi llegando al mojón que señalaba el SUR. Había llegado al lugar en el que se instala el reloj solar a orillas del océano. Qué mejor homenaje al sol que una instalación al aire libre que marque las horas y su recorrido con el marco de semejante paisaje. Mi paseo virtual me había depositado en la esquina de la Avenida Artigas y la calle Puesta del Sol en la cual está instalado el reloj en medio de una pequeña plaza.
Reloj solar, Punta del Este

Una hermosa sensación de paz me invadía. Me acercaba a ese sol estilizado, lleno de colores y rodeado de los mojones consagrados a los cuatro puntos cardinales. Mientras mantenía el ritmo de la respiración y los ojos cerrados se cruzó un pensamiento: el punto más importante es el sur. Poco importa si se trata de Argentina, Uruguay o Chile. Estamos instalados en la parte meridional del mundo entero.

Reloj solar, Punta del Este
Me dispuse a continuar con ese paseo irreal por un lugar que amo. Antes de seguir, otro pensamiento pasó por mi mente. El reloj solar podría equivocarse? Me vi mirando la luz en alto, cubriendo un poco mis ojos con la mano. Luego la sombra que se proyectaba a mis pies. Supongo que di algunos pasos y cambié de dirección. Me aseguré y me decidí. Seguí la orientación que me llevaba al sur, siempre al sur, hacia mi casa.
Abrí los ojos y estaba en el lugar correcto.
Aquí y ahora, en el momento presente.
En el único lugar seguro que tengo por ahora.
Mi hogar.

Deja una respuesta