En este momento estás viendo Unos días en Río de Janeiro

Unos días en Río de Janeiro

Arcos de Lapa, Río de Janeiro, Brasil
Santa Teresa, Río de Janeiro, Brasil

Pasé unos días en Río de Janeiro, la «cidade maravilhosa» en una época en la que todo el mundo hablaba de ella. La ciudad maravillosa estaba en el centro de los comentarios porque era anfitriona de los Juegos Olímpicos. Cada día esperábamos impacientes los juegos, seguíamos apasionados cada carrera y calculábamos el medallero para nuestro país. La fuerza de los jóvenes deportistas es admirable. Y las Olimpíadas son la fiesta mundial de los deportes.

Río de Janeiro, Brasil

Río de Janeiro, Brasil
Río de Janeiro, es en verdad una ciudad maravillosa, exuberante y vital. Amo sus playas. Las de Copacabana y las de Ipanema no pueden ser más distintas y, sin embargo, bellas por igual. Les propongo hacer un paseo virtual por los barrios más representativos. El centro es un barrio lleno de colores y de contrastes. Aunque tiene rincones con aires de distrito de negocios, con modernos edificios, lo que más me atrajo fueron los edificios coloniales tan pintorescos. Después están los aires que remiten a la dominación portuguesa en otros distritos con encanto.
Arcos de Lapa, Río de Janeiro, Brasil
Santa Teresa, Río de Janeiro, Brasil
Arcos da Lapa
Si hablamos de riqueza en lo que hace a patrimonio, cultura e historia, amé Santa Teresa. Ubicado sobre una colina que domina el centro de Río, este distrito antiguo se transformó en tendencia. Es un barrio con encanto, habitado por casonas del siglo XVIII, calles de adoquines y talleres de artistas y artesanos. Hasta allí llega el bondinho, ese tren eléctrico que cruza por sobre los arcos, llegando a la zona más bohemia y tradicional.
Me encantó Lapa, otro barrio muy de moda, que se identifica popularmente por sus grandes Arcos da Lapa que abrigan debajo a las populares terrazas de los cafés. Los arcos son los restos de un antiguo acueducto de finales del siglo XVIII. La bebida más popular del lugar? La caipirinha por supuesto.
Catedral Metropolitana de Río de Janeiro, Brasil
Catedral Metropolitana de Río de Janeiro, Brasil
Catedral Metropolitana de Río de Janeiro, Brasil
La moderna catedral metropolitana de Río de Janeiro está ubicada también en este distrito. Su diseño con forma de pirámide maya es extraordinaria. Obra del arquitecto Edgar de Oliveira, es imposible ignorarla. Se la aprecia perfectamente en el horizonte a buena distancia. Luego, sus vitraux coloridos son una maravilla.
Siguiendo en el barrio, les aconsejo visitar la plaza Floriano. Soleada, lugar de encuentro carioca, esta plaza está rodeada de edificios muy populares. Algunos de ellos están entre lo mejor de la arquitectura brasileña. No olvidemos que la ciudad atrajo en una época la atención de arquitectos modernistas europeos de renombre. El Teatro Municipal está sobre la avenida Río Branco y es el edificio más imponente y animado, sobre todo al mediodía. Luego están la Biblioteca Nacional y el Museo de Bellas Artes. Son las joyas del distrito.
Confeitaria Colombo, Río de Janeiro
Confeitaria Colombo, Río de Janeiro
Confeitaria Colombo, Río de Janeiro
En cuanto a los cafés más tradicionales, tenía agendado visitar la confeitaria Colombo sobre la Rua Gonçalves. Es muy elegante. El edificio art nouveau es excepcional. Es posible almorzar o beber una taza de té, acompañada de una selección de pastelería con el sello de la casa. Las tortas son un must. El lugar es un poco caro, pero es excelente.
Escadaria Selaron, Río de Janeiro
A algunos metros del acueducto las calles suben hasta la escadaria Selaron, una obra de arte callejero verdaderamente original. Creación del artista Jorge Selaron, la escalera tiene más de 100 metros de altura y consta de 250 escalones que llevan hasta el convento de Santa Teresa, en el corazón de un antiguo barrio de aires portugueses. Se transformó en un emblema, una obra famosa en todo el mundo gracias a la original decoración hecha de azulejos de colores. El trabajo no se consideró nunca acabado sino una obra en permanente restauración.
Aquí vuelvo con imágenes del centro de Río de Janeiro que muestra una sabia mezcla entre modernidad y tradición. Bien vale la pena visitarlo. Me encantó volver al atardecer también.
Cristo en el Corcovado, Río
Finalmente, los invito a alejarse del centro histórico y vibrante de Río de Janeiro para visitar la impactante estatua de Cristo sobre el Corcovado, los brazos abiertos como incluyéndonos a todos en su abrazo, así, mirando la maravillosa bahía de Guanabara se transformó en el símbolo de Río de Janeiro. El Cristo Redentor emplazado en lo alto del Corcovado, es en efecto mucho más que un icono religioso. Es «LA» postal de Río.
Desde el Cristo en el Corcovado, Río
Entonces, cómo no hacer la excursión para visitarlo, para verlo bien de cerca y desde allí admirar el paisaje de esta ciudad maravillosa?