Pasión por el Rally Dakar en Rosario

Pasión por el Rally Dakar en Rosario

Rally Dakar en Rosario, 2014
Rally Dakar en Rosario, 2014

Durante algunos días de principios del 2014, la ciudad cambió su fisonomía. Se instaló la pasión por el Rally Dakar en Rosario. Se vistió de gala para recibir a la carrera de rally más exigente y audaz del planeta. El Rally Dakar 2014 largaba en Rosario, a orillas del Paraná y a los pies del Monumento a la Bandera. Se producía un evento deportivo de magnitud en esta ciudad que suele ser sólo apasionada por el fútbol.

Rally Dakar en Rosario, 2014
Rally Dakar en Rosario, 2014
Rally Dakar en Rosario, 2014
En esos días de verano, los rosarinos sufrimos de «Dakarmanía» Sólo hablábamos de autos y de motos. Los veíamos pasar delante de nuestras casas o cuando estábamos en los parques de la ciudad.
Los pilotos de los cuatriciclos o lo de los gigantescos camiones, muchos de los cuales hablaban otros idiomas, se habín convertido en nuestros grandes amigos.
Rally Dakar en Rosario, 2014
Ahora conocíamos de «fierros», de verificaciones técnicas y administrativas. Ibamos y veníamos hacia y desde el Autódromo Municipal. Y nos habíamos convertido en improvisados – o no tanto – guías turísticos, orgullosos anfitriones de tantos visitantes que caminaban nuestras calles y querían conocer la ciudad.
Yo participé de un grupo de voluntarios de información turística de la Municipalidad de Rosario. A todas las preguntas que nos hacían también se agregaban las de quienes se sorprenden de nuestro carácter de «voluntarios». Lo aclaré mil veces: no cobrábamos por nuestra tarea.
En el sector donde los sponsors instalaron sus stands, el «Village Dakar», se ayudaba a orientar al público, a identificar a los más pequeños que soltaban las manos de sus padres cuando veían acercarse a los pilotos bien equipados. En cada esquina estaban hermosas rosarinas que oficiaban de promotoras de las grandes marcas y los verdaderos héroes, los pilotos de los vehículos, se mezclaban con la gente, sonriendo, firmando autógrafos y posando para las fotos.
Había muchas oportunidades para ver a los dueños de la gran odisea. Se acercaban al podio antes de entrar sus máquinas al «Parque Cerrado» en donde iban a esperar la largada simbólica que se haría frente al Monumento a la Bandera. Una algarabía los recibió entre aplausos, risas y vítores. Los pilotos, fascinados, respondían saludando sonrientes. Los más ruidosos eran los camiones, a bordo de los cuales los acompañantes tomaban fotos del público. Era un intercambio de apasionados.

 

Rosario y el Dakar. Rally Dakar en Rosario. Por esos días vivimos una verdadera fiesta. Quedó en la memoria de la ciudad como el #RosarioDakar

Mientras tanto, comparto los álbumes de fotos del evento desde Facebook:

Llegada al Parque Cerrado #RosarioDakar
Fotos del Village #Dakar
Más sobre esta pasión por el #RosarioDakar

Deja un comentario

Cerrar menú