Soñé con Saintes-Maries-de-la-Mer, en la Camargue

Soñé con Saintes-Maries-de-la-Mer, en la Camargue

Flamencos rosados en Saintes-Maries-de-la-Mer, en la Camargue
Humedales, Saintes-Maries-de-la-Mer, en la Camargue
Saintes-Maries-de-la-Mer, en la Camargue
Puerto deportivo, Saintes-Maries-de-la-Mer, en la Camargue, Francia

En estos días tan difíciles, tuve la suerte de soñar que estaba en Saintes-Maries-de-la-Mer, en la maravillosa región de La Camargue. Me hizo recordar aquellos días gloriosos en los que, alojada en un B&B intra-muros en Avignon, me lancé a descubrir los rincones de la Provence. Dada su belleza y fama, conocer esta región conlleva la de la misma Francia. Es una de sus provincias más características. Por otra parte, la que se conoce como la «Cité des Papes» tiene una posición estratégica para visitar los pueblos más hermosos del país.

Esa última vez que estuve, tenía una idea del conjunto de villages que quería conocer, porque, son tantos y tan bellos. Sin embargo, siempre estoy atenta a los consejos. En el alojamiento nos aconsejaron dar un paseo por la Camargue, un rincón de paraíso. Me hablaron de esta tierra algo salvaje, habitada por flamencos rosados en terrenos pantanosos y caballos, y por pequeños pueblos y balnearios. Fue así que una mañana de sol, me dispuse a ir.
Humedales, Saintes-Maries-de-la-Mer, en la Camargue, Francia
Flamencos rosados, La Camargue, Francia
La Camargue, Francia
En la actualidad, dicen que los animales han comenzado a avanzar tranquilos sobre las ciudades y las calles. Los que vi en La Camargue deben estar ahora inspeccionando tranquilos mientras la gente permanece en cuarentena. Al menos eso es una pequeña alegría dentro de todo lo que nos preocupa.
Recuerdo que el automóvil se trasladó rápido entre Avignon y Saintes-Maries-de-la-Mer. Las poblaciones se encuentran muy próximas. Esto también me trae el recuerdo de que, durante aquel viaje a Francia, el cuenta kilómetros iba a llegar a 5.000 al final de la estadía.
De golpe, el paisaje cambió. Me había sumergido en un bellísimo parque natural y bastante agreste, con una enorme variedad de especies de flora, fauna, pájaros y paisajes extraordinarios hasta donde alcanzaba la vista. En mi sueño, todo se veía tal cual. Me conmovió disfrutarlo de nuevo. Avanzando, se descubría el delta del Rhône que se transformó en el humedal más grande de Francia. El ambiente es singular.
Playas, Saintes-Maries-de-la-Mer, La Camargue
Caballos, Saintes-Maries-de-la-Mer, La Camargue
Cabalgatas, Saintes-Maries-de-la-Mer, La Camargue
La Camarga es un hermoso destino de vacaciones, muy popular entre los franceses. Hasta para los weekends o las tradicionales escapadas durante los feriados. Saintes-Maries-de-la-Mer, la capital de la región, sigue esa agradable costumbre. La pequeña ciudad balnearia nos evoca la llegada de santas a su playa, la organización de plegarias comunitarias, misas muy concurridas, tanto como las procesiones junto al mar y la bendición de las aguas. La Provenza francesa no esconde todas estas maravillas.
Playas, Saintes-Maries-de-la-Mer, La Camargue
Caballito, Saintes-Maries-de-la-Mer, La Camargue
Saintes-Maries-de-la-Mer, La Camargue
Flamencos Rosados, Saintes-Maries-de-la-Mer, La Camargue
Región de playas, de lagunas y de dunas, de campos propicios para las cabalgatas, encontré que la Camargue se parece y mucho a ciertas provincias de nuestro país, como la de Santa Fe, donde yo vivo, en medio de la Pampa Húmeda, en Argentina. Ambos paisajes se asemejan. Hasta el panorama de los caballos que se pasean por allí. Sin embargo, estos animales son distintos a los que se crían en Argentina. Son más bajos y fornidos, más parecidos a los que conocí en Islandia.
Paseo de la rambla, Saintes-Maries-de-la-Mer, La Camargue
Saintes-Maries-de-la-Mer, Provence
Mercados, Saintes-Maries-de-la-Mer, Provence
Mercados, Saintes-Maries-de-la-Mer, Provence
Santuario Virgen Negra, Saintes-Maries-de-la-Mer, Provence
Descubrí en Saintes-Maries-de-la-Mer, una tierra santa en el sur de la Provence, en el corazón de la Camargue, un gran sitio de peregrinación de pueblos gitanos y romos. Pueblo marino y ciudad balnearia, también tiene un puerto pesquero y deportivo. Mucho para ver en un lugar aparentemente pequeño. Me encantó recorrer sus calles empedradas, encontrar una brocante o mercado de antigüedades muy cerca de la playa donde hice algunas compras interesantes. También visité el santuario consagrado a la Virgen Negra, la patrona de los gitanos, un templo muy concurrido en efecto.
Rambla, Saintes-Maries-de-la-Mer, Provence
Calles, Saintes-Maries-de-la-Mer, Provence
Humedales, Saintes-Maries-de-la-Mer, Provence
Saintes-Maries-de-la-Mer, un pueblo encantador, instalado entre el cielo y el mar en el punto preciso en donde el Ródano se encuentra con el Mediterráneo, es un pequeño tesoro en la Provenza. Disfruté mucho de la playa también en esa época que viene antes del verano y de las vacaciones. Me encantó. Por eso fue un bálsamo soñar con La Camargue, un lugar que no te cansa. Ah, si pudiera trasladarme en el tiempo, volvería hoy a ese día. Me alejaría de esta realidad que preocupa y entristece al mundo.

Deja un comentario

Cerrar menú